plan pensiones

La pandemia surgida tras la propagación del coronavirus está teniendo una importante traducción en materia económica. Basta acudir a algunos indicadores de reducción de empleo o la cantidad de ERTE que se han aprobado.

Muchos españoles se están viendo obligados, o lo harán en un futuro cercano, a recurrir a parte de sus ahorros. Pequeñas empresas y autónomos que aunque hayan vuelto a una nueva normalidad recuperando la actividad económica van a tener que hacer frente a una caída importante de los ingresos. La economía española necesita liquidez inmediata, dinero que fluya y llegue a las empresas, los autónomos, los empleados y las familias y especialmente a los sectores más vulnerables.

No se trata de anteponer economía a salud, sino de entender que ambas son necesarias para alcanzar una vida plena. Sin salud no hay economía, eso es algo obvio, pero sin economía, la salud del país acaba por desfallecer tarde o temprano.

Dentro del conjunto de medidas aprobadas por el Gobierno para hacer frente a esta situación de inestabilidad económica, una de las contempladas es que las personas que están acogidas a un plan de pensiones pueden disponer de los fondos acumulados para su jubilación.

La pregunta que se hacen muchos clientes de estos instrumentos financieros es, ¿merece la pena rescatar el plan de pensiones?

Cómo hacer uso del plan de pensiones durante el Covid-19

El Gobierno regula a través del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al Covid-19. Entre estas medidas se incluye la posibilidad de disponer del ahorro acumulado en planes de pensiones de manera excepcional.

Antes de ejecutar esta opción, los clientes deben saber con certeza cómo funcionan los planes de pensiones y cómo llevar a cabo esta posibilidad. Este instrumento de ahorro está diseñado en origen para no hacer uso del capital hasta la jubilación o ante un suceso de gravedad, como la invalidez, la jubilación o gran dependencia.

No obstante, en los últimos años se han ido introduciendo modificaciones en los planes de pensiones. Es muy conocida la reforma de 2014 con la que se permite retirar aportaciones con más de 10 años de antigüedad a partir de 2025. La situación actual ha obligado a las administraciones a tomar cartas en el asunto y flexibilizar aún más estas retiradas de capital dirigiéndolas hacia personas afectadas por un ERTE, por la suspensión de apertura al público o por el cese de actividad.

El Real Decreto-ley impone unos límites en las cantidades a retirar destinadas al ahorro durante la jubilación. Estas deberán ser como máximo iguales a los salarios dejados de percibir mientras se mantenga la vigencia del ERTE o los ingresos netos que no se reciban en caso de cese de actividad.

Pros y contras del rescate

Ejecutar una operación de este tipo tiene ventajas e inconvenientes asociados. El gran pro es la obtención de liquidez en pocos días. Sin embargo muchos expertos recomiendan no realizar un rescate siempre que sea posible.

El rescate implica tributar por IRPF y por las rentas del trabajo en tipos que pueden ir desde el 19 al 45%. Además, los planes de pensiones se han demostrado como un instrumento financiero que se recupera con estabilidad tras tiempos de crisis.

A todo esto se suma la pérdida de la reducción fiscal del 40% para las prestaciones correspondientes a periodos anteriores al 31 de diciembre de 2006. Esta opción solo se permite una vez y no se puede volver a aplicar la misma rebaja en rescates posteriores.

Ante este escenario no resulta fácil responder a la pregunta de si es aconsejable rescatar el plan de pensiones, porque antes de ello habrá que considerar aspectos financieros y económicos en el corto y el medio plazo.

El gasto en pensiones se reduce por primera vez en la serie histórica

Las consecuencias económicas del Covid-19 son ya más que presentes en España. A todos los indicadores de desempleo se añade un dato histórico, por primera vez se ha visto afectado el gasto en pensiones de manera negativa, es decir, en el mes de mayo se han destinado menos fondos desde la Seguridad Social al pago de pensiones con respecto al mes anterior . En concreto, la merma de la cifra en mayo ha sido un 0,3% menos que en abril.

Al tiempo que está ocurriendo esto, desde el portal especializado VDos indican también que el patrimonio bajo gestión de los planes de pensiones del sistema individual ha aumentado en abril un 3,05% situando el total a cierre de mes en casi 72.000 millones de euros.

El incremento guarda relación con el rendimiento positivo de las carteras por valor de 2.056 millones de euros. Las captaciones netas en los planes de renta variable han sido de 96 millones de euros, por solo 33 en el caso de los planes de renta fija.

Comentarios de Facebook