Las acciones de Renault y Volkswagen reaccionaron a la baja en la negociación de este jueves tras presentar unos resultados semestrales en los que incurrieron en pérdidas de más de 1.000 millones de euros como consecuencia del confinamiento decretado en gran parte del mundo para frenar la expansión del coronavirus.

En concreto, la francesa cedió un 9,26% en la Bolsa de París durante la jornada de este jueves, después de publicar unas pérdidas netas de 7.386 millones de euros durante los seis primeros meses del ejercicio actual, frente a los 1.048 millones de euros que ganó en el mismo periodo del año pasado.

La cifra de negocio de la empresa en la primera mitad de 2020 se situó en 18.425 millones de euros, un 34,3% de retroceso, con unas pérdidas operativas de 2.007 millones respecto a las ganancias de 1.521 millones del año precedente.

Por su parte, el gigante automovilístico alemán cayó un 6,85% en la Bolsa de Frankfurt, tras anotarse unas pérdidas netas de 1.019 millones de euros al cierre del semestre, en comparación con los ‘números negros’ de 7.168 millones de euros contabilizados en los primeros seis meses de 2019.

Volkswagen finalizó la primera mitad del año con unos ingresos de 96.131 millones de euros, lo que supone un descenso del 23,2%, mientras que sus matriculaciones mundiales se contrajeron un 27,4%, hasta 3,89 millones de unidades desde que se iniciase el ejercicio.

A pesar de estas pérdidas en Bolsa los nuevos niveles registrados en el parqué apenas suponen retroceder dos semanas en su capitalización.

En este sentido, ambas compañías tocaron fondo a finales de marzo, cuando la pandemia estalló en el continente, momento a partir del cual comenzaron una leve remontada, alcanzando sus máximos durante la crisis sanitaria a principios de junio.

El consejero delegado de Renault, Luca de Meo, calificó esta situación como algo “sin precedentes”, aunque explicó que no es el final y afirmó que en la compañía están trabajando para corregir esta situación a través de una “estricta disciplina” que va más allá de reducir los costes fijos.

De su lado, ante estos resultados, el director financiero y de TI del consorcio, Frank Witter, afirmó que la primera mitad de 2020 fue una de las más complicadas en la historia de la empresa a causa de la pandemia del Covid-19.

Comentarios de Facebook