El grupo Renault se anotó unas pérdidas netas de 7.386 millones de euros durante los seis primeros meses del ejercicio actual a causa de la crisis del coronavirus, frente a los 1.048 millones de euros que ganó en los mismos meses del año pasado, según informó la empresa, que prevé reducir costes por 600 millones este año.

Renault subrayó que esta caída de su resultado neto semestral se enmarca en un contexto de crisis económica y sanitaria vinculada con la pandemia del coronavirus, que paralizó casi al completo el mercado automovilístico y la actividad de las fábricas.

En este sentido, el consejero delegado de la empresa, Luca de Meo, calificó esta situación como algo “sin precedentes”, aunque explicó que no es el final y afirmó que en la compañía están trabajando para corregir esta situación a través de una “estricta disciplina” que va más allá de reducir los costes fijos.

CAPACIDAD DE RECUPERACIÓN

“Prepararse para el futuro también significa construir nuestra estrategia de desarrollo y estamos trabajando activamente en eso. Tengo toda la confianza en la capacidad de recuperación del grupo“, afirmó el directivo italiano.

La cifra de negocio de la empresa en la primera mitad de 2020 se situó en 18.425 millones de euros, un 34,3% de retroceso, con unas pérdidas operativas de 2.007 millones respecto a las ganancias de 1.521 millones del año precedente.

En este entorno, las empresas asociadas al consorcio Renault realizaron una contribución negativa a los resultados de la compañía por importe de 4.892 millones de euros, 139 veces más que un año antes. De este total, Nissan aportó una cifra negativa de 4.817 millones de euros, frente a los -21 millones del ejercicio anterior.

Entre enero y junio, el consorcio registró un margen operativo negativo de 1.203 millones de euros, representando el -6,5% de los ingresos, debido al impacto de la crisis del coronavirus, que la compañía cifra en 1.800 millones de euros.

De cara al cierre de 2020, Renault no ha realizado ninguna previsión de resultados, a causa de la incertidumbre vinculada con la pandemia del coronavirus. No obstante, la compañía trabaja para registrar un ahorro de costes de 600 millones de euros este año, el 30% del objetivo del plan estratégico para 2022.