pareja

Desde pequeño te enseñan a que en la vida tienes que pasar por diferentes fases sin saltarte ninguna y dentro de los tiempos establecidos. Esas son: Tener pareja, tener hijos, mantener la pareja, cuidar a los hijos, trabajar mucho y finalmente morirte.

Hay personas que lo de no tener pareja y no cumplir esos “requisitos” impuestos por la sociedad lo llevan bastante mal sin saber que se está mejor “solo que mal acompañado”. Las prisas por no quedarte para vestir santos hacen que escojas pasar el resto de tu vida con alguien que no deberías.

Lo de encontrar a tu media naranja es algo que no se entiende. No estás cortado por la mitad, ya eres un todo perfecto y maravilloso que no necesita ensamblarse con nadie para serlo.

A continuación, te haré pensar un poco sobre los beneficios de no tener pareja. Lo que no quiere decir que si la tienes la dejes. El caso es que estés solo o con pareja sea por decisión propia y lo más importante QUE SEAS FELIZ.

Independencia

pareja

La independencia que tienes estando soltero no la tienes ni la tendrás jamás teniendo pareja. Eso no tiene mucho para rebatir. Cuando estás solo no tienes por qué dividir tu tiempo con nadie más.

A menudo nos faltan horas al día y casi no da tiempo de dedicarte un rato para ti. Imagina si a eso le sumas la pareja. Ya tienes que pensar por dos. Dividirte, multiplicarte o pasar tus necesidades a un segundo plano.

Es bonito estar con alguien y no sentirse solo, pero para tener eso no necesariamente tienes que tener pareja. Los amigos, la familia e incluso las mascotas pueden estar contigo cuando te sientes solo.

Aficiones

Cuando tienes pareja el tiempo que dedicabas a tus aficiones disminuye considerablemente o termina desapareciendo. Ahora quieres estar con esa otra persona y hacer figuras, jugar a rol o ir a pescar no tiene el mismo sentido para tu pareja que para ti.

Si tu pareja comparte tus aficiones tienes mucho ganado, no será lo mismo, pero al menos no tienes que renunciar a ellas. Pese a que tu pareja sea la más comprensiva del mundo y no le importe que dediques tu tiempo libre a leer cómic de superhéroes tú sí te sentirás culpable por hacerlo.

Si estás soltero puedes continuar con todo lo que te gusta, puedes decorar la habitación grande de muñecos y póster de “Pesadilla Antes de Navidad” que nadie vendrá a decirte que no es lo adecuado para un dormitorio de matrimonio…

Monotonía y costumbrismo

pareja

La vida en pareja es mucho más aburrida y monótona que la de un soltero. No se sabe exactamente por qué motivo al principio de la relación todo es nuevo, aventura, misterio y sexo, sobre todo sexo. Sin embargo, a medida que el tiempo va pasando eso cambia.

Las personas que tienen pareja desde hace tiempo y conviven con ellas entran en un bucle de aburrimiento y sentimientos encontrados.

Los solteros viven más intensamente, la mayoría de las veces no planean las cosas, simplemente surgen y se dejan llevar por la corriente. Otro dato significativo que se puede sumar a este punto es que cuando estás soltero tienes más probabilidades de tener sexo salvaje que si llevas casado un tiempo.

No discutes

pareja

La paz mental y la tranquilidad no está pagada con nada en este mundo. Cuando tienes pareja los problemas y las discusiones están a la orden del día.

Es normal que haya roces, que existan los celos y que te vayas a la cama enfadado por alguna tontería. Sin embargo, cuando estás solo y libre te vas a la cama tranquilo.

Dormir y no tener estrés es de las cosas más importantes y saludables que existen. Si estás soltero te acuestas cuando te da la gana, nadie te dice lo que tienes que hacer y no hay celos tontos por tener interacciones con otras personas en las redes sociales.

El físico y la pareja

pareja

Es hora de que alguien desmienta la frase de que los que tienen pareja o están casados tienen “barriguita de la felicidad”. Para nada se trata de felicidad, es que cuando tienes pareja tu físico deja de importarte y te empiezas a cuidar menos.

Hay un estudio que demuestra que los que tienen pareja pesan hasta dos kilos más que los que no. Esto se debe a que cuando te aburres comes y a que si ya no estás en el mercado tu aspecto comienza a darte un poco más igual.

Un soltero tiene más tiempo para dedicarle al ejercicio., a comer sano y a sí mismo. Cuando estás solo eliges mejor qué vas a ponerte, sales más y te sociabilizas más con las personas.

Amigos

amigos

El tener pareja también significa tener que dar un poco o por completo de lado a tus amistades. No tienes tiempo para tu “media naranja” así que, para tus medios limones ni te cuento.

Los amigos y las parejas no suelen llevarse muy bien, es en ellos en quién te desahogas poniendo verde a tu amor cuando os peleáis, por lo que tus amigos no la verán con buenos ojos.

Por otra parte, los solteros tienen lazos de amistad más fuertes y duraderos que los que tienen pareja. Es algo común ponerse celoso de tu amiga o amigo de la infancia porque te conoce mejor que tu respectiva pareja y tenéis más complicidad con ellos que con quien te acuestas.

Algo que estropean la mayoría de las parejas son las amistades o eso o te engañan y te ponen la cornamenta, que también suele pasar.

Crecimiento personal

feliz

En ocasiones la pareja capa tu creatividad y tus ganas de superación personal. Si te quieres tirar al agujero y ver qué pasa en un negocio o un trabajo nuevo tu pareja puede ser la que te haga entrar en razón.

No es malo un poco de realidad y que te corten las alas de vez en cuando, pero te llevarás el resto de tu vida pensando que había pasado si…

Los solteros definitivamente son más felices que los que tienen pareja. Así que si no la tienes no cojas una depresión ni nada por el estilo. Puede ser que estés mejor así.