El impuesto de matriculación, una tasa que está transferida a las comunidades autónomas, recaudó un total de 37,46 millones de euros en el mes de junio, lo que supone un descenso del 28% en comparación con los 52 millones ingresados en el mismo periodo de 2019, debido a la situación actual que vive el sector por el brote de coronavirus.

Según datos de la Agencia Tributaria, en lo que va de año las administraciones públicas recaudaron 155,70 millones de euros a través de este impuesto, lo que supone un descenso del 48,9% si se compara con los 304,73 millones que ingresaron entre enero y junio de 2019.

La caída de las matriculaciones de vehículos debido a la crisis sanitaria vivida en España y en el resto del mundo es la principal causa de este desplome, después de que los concesionarios estuviesen dos meses cerrados durante el confinamiento para evitar contagios.

En este sentido, la cuota media a ingresar por cada vehículo en el mes de junio se situó en los 404 euros, un 9% menos, mientras que en el acumulado del año esta cantidad se sitúa en los 397 euros, un 14,6% menos.

SUBE UN 8,1% EL PRECIO DE LOS VEHÍCULOS

Entre otros datos, el precio medio de los vehículos vendidos en España en el mes de junio, incluyendo el impuesto de matriculación, fue de 19.114 euros, lo que supone un 8,1% más en comparación con el mismo mes de 2019. En lo que va de año, el precio medio de los coches entregados en el mercado nacional fue de 19.020 euros, un 6,8% más.

No obstante, el valor total de los automóviles comercializados en junio se situó en los 1.734 millones de euros, un 14,1% menos. En los primeros seis meses del año, el coste de todos los coches vendidos en España alcanzó los 7.302 millones de euros, un 35,7% menos.

Asimismo, las emisiones medias de los vehículos nuevos vendidos en España en junio y en lo que va de año se situaron en los 115 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro, un 5% menos en ambos casos.

Comentarios de Facebook