coronavirus-medios-de-comunicacion

Pese a las medidas de contención adoptadas para combatir la propagación del coronavirus, el contagio macroeconómico es un hecho. Y aunque los mercados empiezan a anticipar la normalización -la bolsa de EEUU rebotaba este lunes un 5%- las bolsas registraron caídas estrepitosas del 10% y del 15% la semana pasada. Cuanto más sabemos del coronavirus, menos miedo debería generar. El Covid-19 no remite, pero sus efectos negativos en la economía sí podrían hacerlo. Desde diferentes sectores de referencia -Sanidad, Turismo, Industria Textil o Mercados bursátiles- coinciden en que podemos encontrarnos “en el principio del fin” de la crisis económica que acompaña a la sanitaria…o no, dependerá de la responsabilidad de los medios de comunicación, al menos así lo perciben empresarios y sanitarios, que culpan a los periodistas del contagio del pánico.

El estratega macro de Inversis, Ignacio Muñoz-Alonso, considera “bastante cenizo” el pronóstico que apunta que la crisis del coronavirus “le vaya a costar al mundo un 0,5%” del PIB. Eduardo Zamácola, presidente de la patronal de comercio textil ACOTEX y vicepresidente de CEIM, se muestra “tranquilo” porque “lo catastrófico son los datos publicados”. En palabras de José Ramón Villagrasa, jefe de Medicina Preventiva del Hospital de la Princesa, el virus “es más contagioso que peligroso”. Y aunque Luciano Ochoa, CEO de Innova Tax Free Group, reconoce que el Turismo MICE (Meetings, Incentives, Conventions & Exhibitions) ha sido el más afectado con un impacto negativo, también admite que “el turismo nacional no se resiente de momento, hay unas ganas de viajar por encima de otras muchas cosas”.

Conclusión: los medios de comunicación están sobredimensionando la propagación del coronavirus y, en consecuencia, su impacto económico. De momento, “se trata más de un problema de comunicación que de un problema real”, afirma Zamácola. En la misma idea redunda el estratega macro de Inversis, “según los especialistas la tasa de letalidad es inferior a la gripe común”. En resumen, los expertos convocados por Madrid Foro Empresarial (MFE) para abordar la convulsión mundial provocada por el coronavirus y sus consecuencias en las empresas españolas responsabilizan a los medios de comunicación del alcance de la crisis y piden calma.

Pero, “¿qué ha fallado entre lo que realmente pasa y el impacto informativo?”, se pregunta el jefe de Medicina Preventiva del Hospital de la Princesa, al tiempo que lanza también su propia opinión: “con los medios de comunicación es muy difícil llegar a un equilibrio, porque la OMS debe dar la información y, en cierto modo, alertar de la situación”. En este contexto, “los medios de comunicación aumentan la información, los periodistas exageran lo que hacemos para dar visibilidad a lo que cuentan”, explica Villagrasa. “Cualquier imagen de un sanitario la prefieren con mascarilla y escafandra”, en otras palabras “vamos como los cazafantasmas” porque si los medios trasladan la información de un modo sencillo, “no captan la atención del público”, en criterio del jefe sanitario.

A modo de resumen serviría la evaluación de la situación en el foco del virus que hace el estratega de Inversis, “en China se está creando una demanda embalsada”, es decir “la disminución del 90% en la venta de automóviles y viviendas se traducirá en recuperaciones en V”.

UNA OPORTUNIDAD DE CAMBIO EN LA INDUSTRIA TEXTIL

El presidente de la patronal de comercio textil se aferra al optimismo y recuerda que el sector textil “lleva tocado mucho tiempo”, y que tiene su peor enemigo en “las agresivas ofertas a las que se han acostumbrado los consumidores”. Ahora, los planes de contingencia aplicados por el coronavirus “van a suponer un incremento de costes” que Zamácola insta a “no repercutir en el precio de venta al público, porque es un problema trasladar ese incremento a un producto que no mejora en calidad”. No incrementar el PVP, “agrava aún más el bajo margen de las compañías del sector que llevamos años con rentabilidades muy bajas o negativas”, asegura el representante del Textil. Con todo, el también vicepresidente de CEIM (Confederación Empresarial de Madrid-CEOE) insiste, “me parece una barbaridad trasladar el incremento de coste al PVP” e incide en que para la industria textil “no hay nada más caro que vender a precios agresivos”.

En el reparto de culpas por la crisis del coronavirus, Zamácola señala, sin paliativos, a los medios de comunicación: “si yo digo que hay un plan de contención eso no vende, de todo lo que he comentado a la prensa siempre han sacado la parte negativa”, y en referencia a su sector asegura, “si bien es verdad que venimos de una situación anterior desfavorable, también lo es que los medios generan alarmismo”, concluye.

“China fabrica el 54% de la ropa que llevamos” recuerda Hilario Alfaro, presidente de la patronal madrileña (MFE). Por eso, el presidente de la patronal textil quiere ver en esta coyuntura una oportunidad de cambio para el sector: “Europa tiene una oportunidad muy buena en cuanto a la deslocalización”. Las empresas textiles están aplicando planes de contingencia, “vemos como deslocalizamos y buscamos traer nuestra materia prima y producción de países próximos”. La temporada primavera-verano está garantizada, asegura el presidente de ACOTEX, “habrá ropa en las tiendas”, concluye Zamácola.

TURISMO CAMBIANTE, CON O SIN CORONAVIRUS

Las expectativas del sector a la salida de FITTUR fue una apuesta segura por el turismo asiático, sin embargo, “solo un mes después el turismo era uno de los ámbitos económicos más afectados” por el coronavirus. El CEO de Innova Tax Free Group cifra en 27.150 millones de euros las pérdidas solo en las líneas áreas, por la suspensión, cambio y frecuencia de destinos. Ochoa recuerda datos como la caída en Madrid del 25% de visitantes chinos y afirma que los que vienen gastan unos 80 euros menos. Pero también señala que “la caída del turismo chino la aprovecharán otras nacionalidades procedentes de Sudamérica -México, Colombia y Venezuela- que aunque no compensarán las pérdidas en su totalidad, sí contribuirán a mitigar el impacto”.

Ochoa pone en contexto las cifras que hablan de “71 millones de chinos que viajan fuera de China, y 60 millones que residen fuera de su país y, por tanto, siguen viajando sin restricciones”. Con estos datos en la mano, “no es tan negativa la caída del turismo, salvo por la sobreinformación y el pesimismo”.

El sector del turismo no se rige por unas condiciones constantes. Con o sin coronavirus son muchos los factores que influyen en los cambios de tendencia. “Llevábamos años con una caída del turismo ruso en España y, sin embargo, se ha registrado un repunte en febrero”, comenta Ochoa, y lanza un mensaje tranquilizador en relación al Covid-19: “si se prolongara esta situación se reclasificaría la demanda turística con visitantes de otros destinos que ocuparían las plazas hoteleras” vacantes.

IMPACTO DESIGUAL: UNA REALIDAD SOCIAL Y OTRA PERIODÍSTICA

Quizá la historia no sea siempre como se cuenta. El atractivo de los titulares suele estar cargado de dramatismo. Desde el origen de este virus la secuencia de la realidad y la periodística han transitado por caminos paralelos. El virus ha tenido un impacto más grave en los medios de comunicación que en la salud pública, gracias a las numerosas irrupciones de informaciones con una estética cinematográfica propia de películas apocalípticas. “Es la época en la que más vivimos, pero en la que más miedo tenemos a vivir”, comenta el doctor Villagrasa, y reprocha a los periodistas que “en la prensa apenas salen los enfermos que se curan, o los casos que no se confirman, como ha ocurrido con un paciente en Aragón”.

“Esto puede ser el principio del fin” de la sacudida socioeconómica del virus, reflexiona Muñoz-Alonso, y “¿cuánto tiempo es necesario?”, se plantea, “dependerá de los datos epidemiológicos, por países y, sobre todo, de los indicadores de confianza”. Sólo la confianza y la información responsable podrán mitigar el impacto del coronavirus, incluso más que la vacuna, aún por descubrir, o que el hallazgo de una cura.

Comentarios de Facebook