El Real Automóvil Club de España (RACE) ha tachado de “injusto” que el Gobierno “cargue” con más impuestos a los conductores de vehículos con motores de diésel, después de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez incluyese en su proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 un incremento de 3,8 céntimos de euro por litro a este combustible.

En un comunicado, la asociación ha criticado que la Administración pretenda aumentar el tipo estatal general del gasóleo de 30,7 céntimos por litro a 34,5 céntimos por litro, lo que supone de media 2,5 euros más por depósito. Es decir, unos 57 euros más al año por vehículos, según sus cálculos, para recaudar casi 300 millones de euros por ejercicio.

El RACE también ha lamentado que el Gobierno pretenda subir el impuesto de la primera de seguros del 6% al 8%, lo que supondría un incremento anual de unos ocho euros de media, que también tendrían que asumir los propietarios de un coche diésel, a la vez que los de otros automóviles.

En este sentido, esta medida supondrá un ingreso ‘extra’ para el Estado de unos 270 millones de euros al año, calculado sobre la base de 34 millones de vehículos que circulan por España.

“Desde el RACE consideramos que la aplicación de estas subidas de impuestos bajo el pretexto de querer minimizar la huella de contaminación, sobre todo en aquellos vehículos que más influyen en la misma (los coches diésel de más de 15 años, por ejemplo), es estéril, ya que, en una situación de crisis financiera como la actual, lo único que se conseguirá es asfixiar más a los propietarios con las nuevas cargas impositivas”, han subrayado desde el club.

El organismo también ha destacado que el sector del automóvil está “comprometido” con la seguridad y con la reducción de la contaminación, pero ve “injusto” estos nuevos impuestos, por lo que exige medidas “reales e inmediatas” para que los usuarios tengan la posibilidad de cambiar de vehículo, ya que un modelo nuevo contamina “30 veces menos” que los vehículos de más de 20 años.