peritaje informático de WhatsApp

WhatsApp es una red social de mensajería instantánea muy popular, que se encuentra instalada en la mayoría de los teléfonos móviles. Es el principal medio de comunicación actual, tanto por mensajería como por llamadas de voz y vídeo. Siendo así, es normal que se utilice tanto con fines personales como legales y comerciales. Esto da pie a que se den casos en los que se usa esta herramienta para delinquir.

Algunos años atrás, nadie imaginaba que en un expediente judicial podría solicitarse la intervención de un perito informático de WhatsApp. Sin embargo, no hacerlo en la actualidad supone la pérdida de una prueba elemental para la resolución de muchos casos. En este artículo podrás ver qué se entiende por peritaje informático de WhatsApp, qué hace un perito informático, cuándo debe realizarse un peritaje informático de WhatsApp y por qué es tan necesario.

¿En qué consiste el peritaje informático de WhatsApp?

En los procesos judiciales frecuentemente se solicita la ayuda de diversos profesionales auxiliares que realizan las prácticas periciales necesarias. Para confirmar la validez de una firma se convoca a un perito calígrafo; para evaluar un balance se llama a un auditor de cuentas; para cuantificar una lesión física se da intervención a un médico; y para ver el estado mental de un individuo se pide la comparecencia de un psicólogo. A estos peritajes tradicionales, poco a poco se van sumando algunos novedosos.

Debido al avance de la tecnología y la falta de herramientas por parte de los jueces para evaluar las pruebas que se generan en el marco de los dispositivos electrónicos modernos, una de las pericias más requeridas de la última década es la informática. El peritaje informático de WhatsApp consiste en el análisis forense de la comunicación establecida mediante esa red social, tanto de manera escrita como en formato multimedia.

¿Qué tareas realiza un perito informático?

Los peritos informáticos son profesionales que determinan la veracidad de las pruebas informáticas presentadas por las partes o encontradas por la policía. Con ese fin, realizan un análisis exhaustivo de los elementos de prueba y posteriormente elaboran un informe para el juez de la causa. Este documento debe ser confeccionado en un lenguaje claro, evitando tecnicismos innecesarios.

En el caso concreto de WhatsApp, su tarea consiste en verificar que los intercambios presentados se han llevado a cabo realmente y que no han sido manipulados. El perito informático en ningún momento evalúa el contenido de los mensajes, sino que se ocupa exclusivamente de confirmar la validez de la prueba tecnológica. No se trata de un análisis de fondo sino de forma.

En algunos casos, sobre todo en el fuero penal, el perito informático también está a cargo de la obtención de la prueba. Se le solicita que proceda a extraer la información pertinente de los dispositivos electrónicos que se hayan encontrado en poder de un sospechoso. De esta forma se evita que el imputado altere los chats o elimine la evidencia.

Para ser perito informático se requiere un título de Ingeniería Informática o diploma equivalente, ya que la denominación de la carrera varía de una universidad a otra. También se suele exigir la inscripción en un registro especial, pero cada jurisdicción establece sus propios requisitos.

Al momento de convocar a un perito informático para casos de gran relevancia, se valora la formación en áreas específicas. El caso más emblemático es el de los especialistas en ciberseguridad en causas relacionadas con el hackeo de cuentas bancarias o bases de datos gubernamentales.

Además de los peritos judiciales, las partes pueden solicitar la intervención de otros peritos, concretamente, de parte. Estos son profesionales que realizan evaluaciones de forma privada y cuyos informes también son valorados por el juez. Es aconsejable que, si tiene medios para afrontarlo, la parte siempre presente su pericia, ya que conseguir que se apruebe una pericial informática judicial es muy complicado.

¿En qué casos debe ser realizado el peritaje informático de WhatsApp?

El peritaje informático de WhatsApp debe ser efectuado en todos los casos en los que se presenten pruebas relacionadas con el uso de esta aplicación. Suele realizarse dentro de una pericia informática general que comprende los archivos a analizar, como la propia base de datos de WhatsApp del dispositivo, la identificación del número IMEI del mismo y otras especificaciones del terminal.

Si el peritaje se efectúa en el marco de una causa penal también deben evaluarse cuestiones particulares del caso. Pueden comprender el uso ilegítimo de servidores o sistemas informáticos, el acceso prohibido a redes cerradas, los daños provocados a los equipos, la distribución de productos sin licencia y/o la difusión de datos reservados o ilegales.

¿Por qué es necesario este tipo de peritaje?

Las pruebas informáticas pueden alterarse con facilidad, pero toda modificación es, normalmente, detectable por un profesional experimentado. Los peritajes informáticos de WhatsApp son una pieza clave en los procesos judiciales, ya que sin ellos, las comunicaciones por esta vía carecerán de fuerza probatoria.

En algunas ocasiones, la prueba informática es la única con que el juez cuenta para dictar su sentencia; y si no la tuviese muchos casos quedarían sin resolver. En un mundo donde las relaciones transcurren parcialmente en Internet, ignorar la importancia del peritaje informático es generar un estancamiento en el sistema judicial que perjudica a toda la sociedad.