riqueza

Antiguamente un inversor estudiaba la Bolsa para decidir dónde debía invertir su dinero. Ahora muchos inversores eligen startups como modelo de inversión y miran a las empresas emergentes en lugar de a las cotizaciones.

Estos inversores, los llamados business angels, son visionarios de empresas de nuevas tecnologías y apuestan por depositar su dinero en otros mercados. Para los abogados de Metricson lo primero, y casi lo más importante, es saber cuánto dinero y en cuantas empresas está dispuesto a invertir para minimizar el riesgo y maximizar el retorno.

Algunas personas optan por diversificar su capital y hacer pequeñas inversiones de 2.000 y 3.000 euros y otros prefieren apostar por una sola empresa e invertir entre 15.000 y 30.000 euros. Es imprescindible estudiar el mercado. El inversor tiene que saber cómo es la empresa en la que va a invertir y como está ese sector concreto. Debe preguntar la valoración máxima de la empresa en la que va a depositar su dinero y explorar el mercado alternativo.

salud

La startup Gadaca planta cara a las listas de espera médicas

Gadaca es una startup que permite conectar pacientes con médicos en tan sólo unos minutos. Pretende trasladar la sala de espera del médico a...

Normalmente los business angels no buscan liderar rondas de financiación. Se suelen limitar a invertir su dinero y esperar beneficios. Por tanto, no suelen acudir a rondas posteriores, sino que suelen vender sus activos cuando la empresa crece o tiene una valoración superior. Por ello, estos asesores legales en negocios tecnológicos recomiendan llevar un seguimiento de las inversiones y tener claro de qué manera quiere implicarse en la empresa.

Además, un buen inversor debe reservar fondos para poder optar a invertir en rondas posteriores. Es importante estar al tanto de los movimientos de la empresa y estudiar el momento en el que participar en las inversiones.

Para evitar posibles catástrofes, la persona que quiere invertir debe de ser consciente de los riegos. Las startup son empresas emergentes, y las inversiones son arriesgadas, ya que no hay estudios ni certezas de hacia dónde van a dirigirse. En ocasiones los equipos sufren muchas variaciones y movimientos de personal. Los business angels han de lidiar con las posibles incertidumbres y mantenerse cercano al equipo fundador. El acierto estará en crear un equipo compacto y creer en él.

Los bussines angles deben proteger sus derechos respecto a los futuros inversores. Cuando un proyecto ve la luz siempre hay detrás muchas horas de trabajo, ideas, reuniones y ensayos. Es imprescindible tener en cuenta que las fasess iniciales atañen muchos riegos y que el inversor puede llegar a perder la cantidad invertida, por tanto, ha de ser consciente de cuánto va a invertir previendo posibles contratiempos.

Por otro lado, si el proyecto triunfa se ampliarán las rondas de inversión y es ahí cuando entraran otras inversiones, por el conocimiento de los buenos resultados. Las acciones de los business angels deben estar sujetas a los mismos derechos de los nuevos. No hay que aceptar cláusulas que limiten estos derechos, como la liquidación preferente.

Hay muchas personas que no se dedican a invertir, pero quieren depositar su dinero en empresas para buscar rentabilizar sus ahorros. Aquellos a los que el lenguaje bursátil y de inversión le suena a chino, deben informarse bien y buscar socios o compañeros con experiencia. Existen redes de business angels o plataformas de crowfundirng, además de pledge found.

LANZAME, LA EMPRESA QUE PONE EN CONTACTO INVERSORES Y STARTUPS

Los Pledge found son empresas que ayudan a buscar financiación. De esa manera emprendedores e inversores pueden llegar a consensos de una manera muy sencilla. Estos intermediarios analizan el mercado, seleccionan proyectos y proponen a los inversores las entidades en las que pueden invertir.

Lánzame es una de ellas. Su misión consiste en servir de enlace entre las startups y los inversores. La inversión inicial mínima requerida es de 1.000 euros, y el inversor decide dónde quiere invertir y cuánto dinero. Este pladge fund cobra dos comisiones: la primera solo se paga una vez y consiste en abonar un 5% sobre el capital invertido con un mínimo de 100 euros. La segunda comisión es de resultados. Si la inversión va bien y aumenta su valor, los intermediarios se llevarán el 10% de la plusvalía.

Antes de que se acometa la ronda de inversión, inversores y startups se pondrán en contacto, con la mediación de Lánzame. En ese momento se resolverán las dudas que puedan surgir y se creará el vínculo entre empresa e inversores.

Comentarios