Vasile
Vasile

La séptima edición de ‘Gran Hermano VIP’ emitida este pasado otoño batió su récord de audiencia histórico: 32,5% de share. Pero Paolo Vasile sufrió que las últimas galas estuviesen marcadas por un boicot publicitario motivado por los supuestos errores cometidos por productora y cadena respecto a a un supuesto caso de violación cometido en ‘GH Revolution’, allá por 2017.

Esta cornada comercial provocó que Mediaset alterase su planificación del primer trimestre de 2020: se caía ‘GH Dúo’, ‘La isla de las tentaciones’ pasaba también a Telecinco y Vasile se hacía con la Copa del Rey.

Pero en los últimos días de 2019 Vasile decidió hacerse de su capa un sayo y activar ‘El tiempo del descuento’, una especie de ‘Gran Hermano: All Stars’ que incluye un cambio de nombre con el que intenta sortear el boicot de las marcas promovido desde las redes sociales.

Mediaset ya tomó una estrategia similar en 2012, año en el que sufrió un boicot comercial contra ‘La noria’ porque el espacio que conducía Jordi González tuvo la ocurrencia de pagar dinero por entrevistar a la madre de ‘El Cuco’, pájaro condenado por encubrir el asesinato de Marta del Castillo.

LA DISCUTIDA Y DISCUTIBLE ESTRATEGIA DEFENSIVA DE VASILE

El Confidencial emitió unos vídeos que dejaban en evidencia los errores que cometió Zeppelin TV tras advertir un supuesto caso de violación dentro de la casa más famosa de Guadalix de la Sierra. Este hecho enfadó en Mediaset, que a día de hoy no ha pedido perdón, y provocó que la productora perteneciente a Endemol entonase el mea culpa.

Vasile se lanzó al ataque y coordinó una nota de prensa en la que Mediaset decía lamentar “la confusión creada por la campaña denigratoria contra ‘Gran Hermano’ sobre hechos ocurridos dos años atrás. Las acciones de desprestigio están siendo avivadas de manera desleal desde los espacios y programas informativos de Antena 3, La Sexta, Onda Cero y algunos de sus portales verticales, a los que también se suma el diario La Razón, con el que comparte accionista el grupo editor”.

Mediaset se comprometía “a trabajar responsablemente para superar esta situación a la mayor brevedad posible, protegiendo uno de los programas preferidos por la audiencia española (…) Desde nuestro firme y demostrado compromiso en contra de todo tipo de abusos, es preciso recordar que el caso se encuentra en manos de la Justicia, en un proceso del que Mediaset España no forma parte ni ha sido llamada a declarar“.

ERRORES

Zeppelin sí que aceptó revisar “sus protocolos en ‘Gran Hermano’ para abordar posibles situaciones de vulneración de derechos y, en relación con el caso de la concursante Carlota, lamenta y reconoce que fue un error la primera comunicación en el confesionario y le pide disculpas por ello”.

Y explicaban: “En esas primeras horas y después de detectar que la concursante podía haber tenido relaciones sexuales no consentidas, la productora activó los protocolos establecidos, presentó de forma inmediata la denuncia, expulsó a José María del concurso y trasladó a Carlota a un hotel donde, acompañada de psicólogos independientes y familiares, permaneció porque decidió volver al concurso, que sólo ocurrió una vez obtuvo el alta”.

La productora anunció que tomaría medidas de cara futuro: “En estos momentos ‘Gran Hermano’ estudia reforzar la privacidad del confesionario en situaciones excepcionales, instaurar la política de cero alcohol y reforzar la atención a los concursantes durante y una vez que hayan abandonado la casa”.

ERAN MOLINOS

Mediaset quiso ver gigantes en la campaña que sufrió, Atresmedia, pero en realidad sufrió que multitud de molinos de viento le despeinasen el flequillo. El grupo dirigido por Vasile se quedó escuálido de argumentos después de ver que The New York Times, que no pertenece a Planeta, les dejaba por lo suelos.

El diario estadounidense aseguraba que el concurso está “acusado de grabar asalto sexual y vigilar a las víctimas” y señalaron que “una exconcursante en el reality-show dice que los responsables del programa se quedaron esperando mientras era agredida sexualmente estando ella inconsciente, luego filmó su reacción emocional ante un vídeo del asalto”.

PROBLEMAS PARA LAS ESTRELLAS DE VASILE

Jorge Javier Vázquez en plena tormenta informativa y comercial insinuó su enfado con Mediaset por la estrategia tutelada por Vasile: “Tengo ganas de que pase de una vez este año porque no me gusta aprender a palos. Porque todo esto tendría que ser mucho más fácil. Porque tengo ganas de chillar y rebelarme y no puedo compartir con nadie este dolor tan hondo que me está invadiendo”.

Risto Mejide sí que decidió hablar de forma explícita sobre el asunto y reconoció que él hubiese hablado del tema de la violación sin cortapisas. Algo parecido hizo Niusdiario, periódico digital de Mediaset que intentó, de forma torpe, dejar mal a la supuesta violada porque recordaron que volvió por su propio pie a la casa de ‘GH’.