Puleva

Batidos Puleva, te va, te va, te va. Así de sencilla era la letra de uno de los anuncios que acabaron quedando en la memoria de los telespectadores. Además de lo pegadizo de la letra y la música, la compañía logró utilizar un lema que se asemejaba bastante a la marca: Puleva, PUra LEche de VAca.

Hoy Puleva, tras 110 años de vida, forma parte del grupo francés Lactalis. Leche, batidos, quesos, o papillas forman parte de su portfolio. Una trayectoria en la que la I+D siempre ha estado presente. Tanto que, hasta uno de sus máximos competidores, Calidad Pascual, llegó a sentir ‘envidia’ de alguno de sus lanzamientos.

Lo curioso de Puleva es que, en sus orígenes, no nació para vender leche y otros derivados, sino que lo hizo en un sector totalmente distinto: el de los alcoholes. Hay que retrotraerse hasta 1910, a Granada.

Por aquel entonces, un grupo de empresarios del comercio y de la hostelería de la ciudad de la Alhambra decidieron hacer causa común. El afán que los movía era el de coordinar el abastecimiento de vinos, alcoholes y aguardientes. Fruto de ese interés mutuo nacía la Unión Vinícola Industrial. Desde entonces, y hasta mediados de la década de los 50 del pasado siglo XX, no sólo fabricaron y distribuyeron los productos antes reseñados, sino que también ampliaron el negocio con hielo, sifones y gaseosas.

PULEVA ARRANCA CON LA LECHE

En la década de los 50, una de las prioridades de las autoridades era garantizar el suministro de leche higienizada. Es decir, leche natural sometida a un proceso tecnológico con el fin de asegurar la destrucción de los gérmenes patógenos y la casi totalidad de la flora banal. Eso sí, manteniendo sus características y cualidades nutritivas. De ahí que elaborasen una legislación al respecto.

Los empresarios que habían desarrollado la Unión Vinícola Industrial vieron en dichas leyes la oportunidad de dar un paso al frente. Y solicitaron el régimen de Central Lechera para la ciudad de Granada en 1954. Una vez concedido, cambiaron el nombre por el de Unión Industrial Agroganadera (Uniasa), y los estatutos.

Las primeras producciones de lo que después sería Puleva fueron de 20.000 litros diarios de leche pasteurizada. La materia prima procedía de diferentes explotaciones ganaderas de la Vega de Granada. La demanda no paraba de crecer, por lo que las instalaciones del Camino de Ronda tuvieron que ampliarse.

Ya en la década de los 60, y gracias a esas ampliaciones, arrancó la elaboración de leche en polvo, mantequilla y los batidos. Productos de mayor caducidad. Al finalizar la década, los lácteos comenzaron a venderse bajo la marca Puleva.

EXPANSIÓN

En sólo una década, Puleva había conseguido pasar de 20.000 litros diarios a los 200.000 litros. La expansión por Andalucía, y por el resto de España, arrancaba. En 1975, la capacidad de las instalaciones llegaba a los 400.000 litros al día.

Bankia real plata

El último año de Bankia: adiós al real de plata para socorro de los vivos

  • A Bankia, siguiendo la terminología popular, le quedan algo así como dos telediarios
  • Un año después, Puleva cotizaba en Bolsa. Y un lustro más tarde, el Ministerio de Hacienda declaraba las acciones de Uniasa valor apto para Reservas Técnicas de Compañías de Seguros.

    La expansión proseguía. En 1982, Puleva se hizo con la Compañía de Dietéticos y Alimentación, dedicaba a productos infantiles. Apostó por la ganadería, disponiendo de 10.000 cabezas de ganado de raza frisona. Y la fábrica de quesos tenía una capacidad de producción de un millón de kilos anuales. En esa misma década, compró Cooperativa Ganadera La Merced, Central Lechera de Cádiz, Comercial Malagueña, Producción Lactaria de Andalucía y Ledesa.

    APUESTA POR LA I+D

    Si la década de los 80 de Puleva se caracterizó por las compras, la de los 90 fue la de la I+D. De hecho, fue la primera del sector en contar con departamentos de I+D y de Calidad propios. También colaboró con organismos públicos y centros privados. De su laboratorio nacieron Puleva A+D, Puleva Calcio, Puleva Omega3 o Puleva Peques.

    Fue en 1997 cuando Uniasa decidió cambiar su nombre por el de Puleva. En 2000 se fusionó con Azucarera Ebro, dando lugar al grupo Ebro Puleva (más tarde Ebro Foods). Y una década después se vendió a Lactalis.