compensacion de oficio hacienda

La relación entre los autónomos y Hacienda nunca ha sido sencilla. La fuerte carga tributaria que aguantan estos profesionales hace que no miren precisamente con buenos ojos al fisco. Aún así, hay situaciones que dan lugar a una liquidación a favor del contribuyente, de modo que el autónomo no tiene que pagar nada sino que va a recibir dinero de la Agencia Tributaria.

Pero también puede ocurrir que el autónomo tenga una deuda pendiente de pago. Esto no es algo extraño teniendo en cuenta que la falta de liquidez es un problema habitual para los profesionales que trabajan por cuenta propia. ¿Qué ocurre si tras una liquidación Hacienda tiene que devolver dinero al autónomo pero este a su vez le debe dinero? Opera entonces lo que se conoce como compensación.

La compensación como causa de extinción de las deudas con Hacienda

formas de pagar a hacienda

A nadie la hace gracia tener deudas con Hacienda, pero a veces son inevitables. Los autónomos tienen que hacer frente al pago de un buen número de impuestos y autoliquidar de forma trimestral tanto el IVA como el IRPF. Si en el momento de tener que asumir el pago de la deuda tributaria no tienen liquidez, no van a poder cumplir con su obligación.

Sea cual sea el origen de la deuda, esta se puede extinguir por varios motivos. El más habitual es el pago por parte del deudor, pero también puede darse la extinción de la obligación por prescripción, por haber fallecido todos los obligados, por condonación y por compensación. En este caso, cuando se trata de deudas con Hacienda, lo más común es que estas se extingan por haberse producido el pago o la compensación, que en realidad equivale al pago.