RTVE
Sánchez y Mateo.

El giro al centro de Pablo Casado evidenciado en la fallida moción de censura de Santiago Abascal contra Pedro Sánchez puede tener consecuencias en el plano mediático. Y es que dentro de la nueva estrategia del PP, dicen que diseñada por José María Aznar desde FAES, conllevaría el reparto entre los principales partidos del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo y RTVE.

El turnismo nunca muere… aunque es cierto que Podemos rascará algo en este reparto del pastel una vez constatado que Pablo Iglesias ha aparcado su intención de regenerar la política y se ha convertido en un comensal más del banquete político.

OBSCENIDAD EN RTVE

El PSOE ha enterrado todas sus promesas de regenerar RTVE y de paso ha apostado por la obscenidad al aumentar junto al PP el número de candidatos a presidente de la Corporación pública: de 19 han pasado a 95, se supone que tras incluir a comisarios políticos que compondrán el Consejo de Administración.

Pero hasta que llegue el final del concurso seguirá atrincherada en el cargo Rosa María Mateo, encantada de asegurar en la Comisión de Presupuestos que el de RTVE se dispara casi un 13% por las olimpiadas y alcanza los 1.127 millones de euros.

Pero antes de las cuentas de 2021 hay que ver las del presente y Mateo reconoce que el curso arroja unos números rojos de 50 millones de euros. “No voy a entrar en comparaciones con otros ejercicios, pero sí a recordar que estos números rojos son muy inferiores a los 113 millones con que se cerraron 2012 y 2013 y a los 135 millones con que se cerró 2014”, asegura.

AUDIENCIA

Mateo afirma que “es de vital importancia resolver las carencias del actual modelo de financiación” y explica que “el único dato relevante para quienes nos critican es la audiencia, cuando todos sabemos que las televisiones privadas juegan con otros principios y en otra división”.

“Nosotros tenemos unos objetivos tan o más importantes que este: lograr la cohesión social; ayudar a vertebrar el país; aumentar las desconexiones autonómicas; dar derecho de acceso a quienes nunca encontrarían espacio en otro lugar; u ofrecer la pantalla, como si fuera la pizarra de la escuela, a los niños que no tienen acceso a internet”, añade.

Parece olvidar Mateo que la principal obsesión de la cúpula de RTVE es que Jesús Cintora estrene un programa para rivalizar contra Antonio García Ferreras: ‘Las cosas claras’. El Consejo de Informativos asegura que “RTVE no ha abierto ningún proceso público y transparente de carácter interno para recabar personal para ese programa”.

RTVE CONTRA LA SEXTA

El organismo dice que este proyecto “está pensado para rellenar horas de emisión con contenidos de apariencia informativos, pero inevitablemente volcados hacia la opinión” y apuntan contra Enric Hernández al asegurar que “la Dirección de Información y Actualidad se equivoca al querer replicar formatos y programas de las televisiones privadas”.

“La falta de originalidad y la carencia de ideas no es una novedad, pero sí es dramática en un momento en que TVE está tocando fondo en términos de audiencia y relevancia social. Es ahora cuando, precisamente, deberíamos buscar nuevos formatos, nuevas propuestas, nuevas formas de contar la realidad a nuestros espectadores y contribuyentes”, añaden.

El Consejo de Informativos, muy molesto por la deriva de RTVE, asegura con enfado que “la mayor redacción de informativos del país, que debería ser la incuestionable líder del periodismo audiovisual en España”.

Y es que TVE fía su futuro inmediato a calcar un formato como ‘Al rojo vivo’ gracias a Jesús Cintora, que antaño consiguió ganar a Antonio García Ferreras mediante la utilización de personajes mediáticos como Miguel Ángel Revilla o Sor Lucía Caram. Veremos qué tipo de televisión pretende hacer en La 1.