La planta del Grupo PSA en Figueruelas (Zaragoza) ha decidido ajustar su producción durante el mes de noviembre por “prudencia”, ante la incertidumbre que hay en los mercados por la pandemia. No obstante, estas medidas no tienen ningún efecto sobre el empleo de la factoría y la producción sigue en la línea de la registrada en el periodo precovid.

En concreto, las dos líneas de la fábrica han estado trabajando en turnos adicionales desde julio. Sin embargo, vistas las medidas restrictivas que están tomando algunos países europeos ante la segunda ola de pandemia, por precaución se ha decidido la suspensión de los turnos adicionales de fin de semana previstos en la línea 1 para este mes. Se mantienen los de la línea 2 del Opel Corsa –un vehículo que, además, está funcionando muy bien en el mercado–.

Asimismo, desde la próxima semana, el turno de noche de la línea 1 no trabajará en las jornadas de domingo y jueves en lo que queda de mes. La compañía ha trasladado que esta decisión está motivada por la necesidad de adaptarse a un contexto generalizado de cierre de los mercados europeos, que están aplicando nuevas medidas restrictivas para frenar la segunda ola de la pandemia. Por ejemplo, ya se han cerrado concesionarios en Reino Unido y Francia.

Aún con esta situación, los niveles de producción de la planta zaragozana son precovid, se sigue produciendo en los tres turnos. Sin embargo, el actual contexto de pandemia hace que el escenario productivo sea inestable, por lo que, conforme evolucionen los acontecimientos, será necesarios utilizar los mecanismos de flexibilidad –pactados con la representación de los trabajadores– para realizar ajustes de producción a los requerimientos del mercado.