PSA

El grupo francés PSA ha recibido este miércoles las autorizaciones necesarias para iniciar sus primeras pruebas de conducción autónoma en carretera abierta en la provincia china de (Chongqing).

El fabricante de automóviles dueño de Peugeot, Citroen, DS y Opel/Vauxhall ha anunciado la que supone una primicia para él. “Certifica la posición de líder de Groupe PSA en materia de desarrollo de vehículos autónomos y conectados al tiempo que refuerza el compromiso del Grupo con el mercado chino”, ha explicado a través de un comunicado.

La experiencia europea de PSA en el campo de los coches autónomos le permite “adaptarse al contexto local para responder a las necesidades de los clientes chinos”. El fabricante ha explicado que “el desafío consiste en integrar la tecnología de Groupe PSA en el ecosistema chino teniendo en cuenta las diferencias relativas al entorno, las infraestructuras, los sistemas de geolocalización y los comportamientos de los usuarios”.

Hyundai

Hyundai sorprende al mercado con pérdidas de 100 millones de euros

La marca surcoreana Hyundai registró unas pérdidas netas de 129.8000 millones de wones (más de 100 millones de euros) en el cuarto trimestre de...

Cabe recordar que el fabricante galo fue el primer constructor automovilístico que probó el coche autónomo en carreteras abiertas en Francia, desde julio de 2015, y el primero que obtuvo las autorizaciones para realizar ensayos en modo autónomo con conductores “no expertos” en marzo de 2017.

La directora de Innovación del Grupo PSA, Carla Gohin, ha declarado que “obtener la autorización que nos permite probar la conducción autónoma en carretera abierta en China es un logro importante para Groupe PSA, puesto que China es el primer mercado automovilístico mundial y está en plena fase expansiva en el desarrollo de la tecnología de conducción autónoma”.

Además, la directiva ha insistido en que se trata de “un nuevo paso decisivo para nuestro programa AVA (Autonomous Vehicle for All), cuyo objetivo es ofrecer a los clientes vehículos autónomos seguros e intuitivos”. “Es –asimismo- un nuevo punto de partida para poner al alcance de nuestros clientes chinos nuestras tecnologías más avanzadas”, ha incidido.

El Grupo PSA cerró 2018 con unas ventas mundiales de 3,87 millones de unidades, lo que supone un récord histórico y un incremento del 6,76% con respecto al año anterior, según informó la compañía gala a mediados de enero en París.

La multinacional galo destacó en la presentación de ventas en 2018 que el incremento de sus matriculaciones mundiales estuvo vinculado a “la ofensiva de producto que ha llevado a cabo y que contempla el lanzamiento de 80 lanzamientos regionales en dos años”. “Esta estrategia también recoge una gama de modelos más orientada al cliente y un compromiso por parte de la red comercial”, explicó.

Sin embargo, las ventas mundiales también registraron un retroceso del 32,2% en China y el sudeste asiático. De ahí quizá la apuesta del fabricante francés por dar un impulso mayor a este mercado.