Project Scarlett de Microsoft

Microsoft ha estado trabajando mucho para renovar su plataforma de videojuegos y poder tener un producto competitivo. Su nueva videoconsola Xbox se ha denominado Project Scarlett. Esta videoconsola competirá directamente con la Sony PlayStation 5 o PS5, que tiene unas características muy similares en cuanto a hardware.

Esta nueva videoconsola también confluye con el nuevo sistema operativo Microsoft Windows Core OS, un producto derivado del actual Windows 10 del que se nutre. Por ese motivo, debes esperar que la próxima videoconsola Xbox Project Scarlett esté completamente renovada por dentro y por fuera para satisfacer a los nuevos gamers.

AMD está abarcando prácticamente todo el mercado de gaming en cuanto a videoconsolas, suministrando chips de procesamiento tanto a Sony, Microsoft y también a Nintendo.

En el E3 2019, Microsoft presentó su Project Scarlett del que dio muchos detalles. Incluida la fecha de lanzamiento. Se espera que se ponga a la venta en las navidades de 2019-2020, por tanto, solo faltan unos meses para que puedas disfrutar de la consola Xbox. Además, llegará con una gran lista de videojuegos, entre ellos Halo Infinite, una de las joyas de Microsoft para el mundo gaming.

El monstruo que será Project Scarlett

Xbox Project Scarlett tiene unas especificaciones técnicas muy sorprendentes que van a gustar a los gamers. Contará con una CPU Ryzen de 3° Generación de 8 núcleos basada en la nueva microarquitectura AMD Zen 2, con una GPU Radeon (Navi) integrada y memoria GDDR6 para alimentarla. Para tener una mayor rapidez, se han sustituido los discos HDD por unidades de estado sólido o SSD. Podrás elegir entre diversas capacidades, lo que afectaría al precio final.

Según ha comentado Phil Spencer durante la presentación de Microsoft,  Xbox Project Scarlett tendría una frecuencia de refresco de los frames del videojuego de hasta 120 FPS si se usa una resolución 1080p, y 60 FPS cuando se usa 4K, que no sería la resolución máxima soportada por este dispositivo. Eso es un detalle fantástico, más si tienes en cuenta que Navi soporta tecnología Ray Tracing para mejorar los gráficos.

Microsoft ha anunciado que Project Scarlett podría lidiar con una resolución de 8K, aunque parece que no podrá renderizar los datos de forma nativa a esa resolución, pero sí podrá enviar señal 8K a su salida para las pantallas que soporten esta resolución que comienzan a comercializarse. A pesar de eso, no deja de ser sorprendente. Y no todo es una buena visión, también tendrás un audio excelente gracias al sonido 3D envolvente.

El nuevo Windows Core OS con kernel Windows NT basado en Windows 10 y el shell denominado Scarlett serán los que compongan el sistema operativo de esta consola. Y a pesar del cambio, desde la compañía de Redmond han confirmado que tendrá retrocompatibilidad con los videojuegos de Xbox anteriores.

xCloud será la plataforma streaming de videojuegos que Microsoft ha implementado para Xbox Project Scarlett. Sería algo similar a Google Stadia y contaría por el momento con más de 3500 títulos en la nube a los que se puede acceder de forma directa. Estarían accesibles desde tu cuenta sin esperas, solo tendrías que elegir qué quieres jugar y comenzar la partida.

Otra de las grandes sorpresas de Microsoft para su Project Scarlett es el lanzamiento del videojuego Halo Infinite. La mítica saga de juegos Halo tendrá este nuevo miembro que continuará con la historia de ciencia ficción y con muchas novedades. Este juego llegará primero junto a la nueva consola y de forma exclusiva.

Microsoft lanzará los juegos de Xbox más nuevos en una suscripción mensual

Microsoft lanzará los juegos de Xbox más nuevos en una suscripción mensual

Microsoft comenzará a agregar nuevos videojuegos, incluidos los próximos "Halo" y "Gears of War", a un servicio de suscripción mensual

Desafortunadamente, aún quedan algunos detalles por revelar, como el precio. No se conoce cuál será el precio de venta final. Pero analizando los costes de las videoconsolas anteriores, es probable que ronde los 400-500€ de base. O más según las configuraciones de capacidades de disco duro SSD que implemente cada modelo.