En un mundo sobrecargado de información, una de las principales preocupaciones de los usuarios al momento de navegar, por ejemplo, en redes inalámbricas, es la privacidad de sus datos. Actualmente el robo de información confidencial se encuentra a la orden del día, pero existen protocolos de cifrado capaces de sortear o prevenir esta situación.

Un VPN o en inglés “Virtual Private Network” es una tecnología empleada para vincular uno o varios ordenadores a una red privada que utiliza una conexión a internet. El uso de este tipo de protocolos no solo mantiene segura la conexión, sino que también permite enmascarar el tráfico para evitar los famosos bloqueos de región encierto tipo de contenidos.

Entonces… ¿cuáles son los usos de un VPN?

  • En el caso de una empresa, permite mantener la confidencialidad e integridad de la información dentro de sus instalaciones. Por otra parte, si se estila que sus empleados viajen a otros lugares del mundo, podrán acceder sin ningún tipo de inconvenientes, de forma segura y sin dejar para atrás rastros claves de la compañía. Al mismo tiempo es muy rentable para aquellas firmas que poseen sucursales a lo largo y ancho del planeta y necesitan acceder a una única red privada.
  • En el mercado se pueden encontrar versiones muy completas como la de vpnMentor y otras incluso compatibles con dispositivos móviles. Es primordial que se efectúe una breve investigación previa para determinar cuál es el VPN que se adecúa mejor a las necesidades del momento. Hay que tener presente que, si bien el proveedor de internet no tendrá ninguna información acerca de la navegación realizada, la compañía que gestiona el VPN sí y es importante confiar en ella [Haz click para ver Las 10 mejores VPN según vpnMentor]
  • Para muchos la seguridad de los datos también es transcendental dentro de casa, un VPN mantiene protegida la conexión de móviles, ordenadores, consolas, televisores inteligentes, entre otros dispositivos que mantienen comunicación con el módem hogareño (por cable o inalámbrico).
  • Saltear las restricciones impuestas por algunos servidores. Servicios como Netflix o YouTube, bloquean algunos contenidos de su catálogo dependiendo del sitio en el que se encuentre el usuario. Paralelamente, en algunos países como China el firewall censura a redes sociales como Facebook, pero no puede hacer nada si la conexión se da a través de un VPN.
  • La configuración es muy sencilla y en la gran mayoría de los casos no son necesarias instalaciones adicionales (siempre y cuando el sistema operativo del ordenador se encuentre actualizado).

Todo el tráfico que pasa por la red está asegurado y protegido. La información se encuentra completamente encriptada y su seguridades reforzada aun cuando nos conectemos a redes Wi-Fi públicas.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir?

Tres palabras podrían definir la lista de puntos no negociables: fiabilidad, seguridad y velocidad. Sin embargo, existen otros detalles que no pueden pasar desapercibidos tales como: el tipo de encriptación, la cantidad de dispositivos para conexiones simultáneas, existencia de límites sobre el tráfico mensual, integración con otros protocolos y por supuesto, el costo de la inversión.

Cabe destacar que el uso que se le dará, también es un parámetro clave a tener presente, no es lo mismo si se trata de una conexión hogareña ode una empresa multinacional. Si bien esta suerte de túnel que proporciona el uso de un VPN no deja de ser útil en ambos casos, el rendimiento y la velocidad necesitarán ser acordes.

Comentarios