Google

Desde su nacimiento en 1997, Google ha evolucionado de forma permanente para mejorar su algoritmo de búsqueda y ofrecerte un rendimiento cada vez mayor a la hora de localizar lo que necesitas. Como parte de esta evolución, en 2011 Google incorporó por primera vez un servicio de búsquedas por voz que no ha parado de crecer y perfeccionarse desde entonces. Se trata de una herramienta de muchísima utilidad, pero, como ocurre siempre en internet, conviene tener en cuenta los riesgos que puede implicar para nuestra privacidad a la hora de buscar el mayor grado posible de seguridad para nuestros datos.

 ¿Cómo funcionan las búsquedas por voz de Google?

Google ha desarrollado un algoritmo de procesamiento de lenguaje natural que le permite trasladar a texto escrito el lenguaje hablado. De esta forma, cuando activas el servicio de búsqueda por voz diciendo OK Google o pulsando el icono correspondiente, Google accede a tu micrófono, registra lo que digas a continuación, lo traduce a texto plano y responde mediante la búsqueda correspondiente, todo en apenas segundos. Se trata de un servicio extraordinario que resultaba casi impensable hace unos años

Almacenamiento de datos

Para poder perfeccionar el algoritmo procesamiento de lenguaje natural, Google necesita almacenar los datos de audio de todas las búsquedas que realizan sus usuarios. Esto proporciona a la inteligencia artificial de Google una inmensa base de datos sobre la que trabajar para mejorar su precisión a la hora de interpretar el lenguaje hablado y poder responder de forma más eficiente a tus palabras. La cantidad de información personal que Google almacena es mayor de la que crees, pero, por suerte la política de Google al respecto ha sido siempre de plena transparencia. ¿Quieres comprobarlo? Puedes ver todo lo que Google almacena sobre ti en su servicio de Mi Actividad.

Integración con el Asistente de Google

Sin embargo, aunque la transparencia de Google es una buena noticia, la cantidad de información personal que almacena el buscador sigue siendo enorme, lo que despierta los recelos de diferentes instituciones dedicadas a la defensa de tu privacidad. La integración del buscador con Android y con el Asistente de Google ha multiplicado la cantidad de datos personales que están a disposición de Google. Recuerda que ahora llevas tu micrófono contigo a todas partes en tu teléfono y que cada comando que le das al Asistente de Google está quedando registrado. En principio tus datos están relativamente a salvo en Google, pero ¿qué ocurre si caen en manos de terceros?

¿Cómo puedes proteger tu privacidad en las búsquedas por voz de Google?

La solución más sencilla para proteger tu privacidad es, simplemente, no utilizar las búsquedas por voz de Google, pero no parece una solución razonable. Cada vez que utilizamos internet exponemos nuestros datos al flujo de la red, pero hoy por hoy ya es posible ni concebible dejar de utilizar internet para mantener a salvo nuestra privacidad. Internet es una herramienta necesaria, como lo es Google, y la forma de mantenernos protegidos pasa por buscar un equilibrio entre los datos que cedemos y la seguridad con que lo hacemos.

Búsquedas prudentes

Es fundamental tener en cuenta que el potencial de internet está más allá de nuestra imaginación y que debemos ser absolutamente prudentes a la hora de realizar búsquedas relacionadas con nuestros datos más sensibles. Cuentas bancarias, tarjetas de crédito, números de la seguridad social, direcciones personales y otros datos críticos deben permanecer por completo al margen de las redes en todo momento, al menos mientras nos sea posible.

Dispositivos protegidos

De la misma forma, es necesario que nos cercioremos de que los dispositivos desde los que hacemos las búsquedas están protegidos y se conectan a redes seguras. Tanto nuestro teléfono como nuestro PC deben tener siempre el sistema operativo y el navegador actualizados para que no presenten ningún tipo de vulnerabilidades que puedan ser aprovechadas por terceras personas para apropiarse de nuestros datos. Un antivirus robusto también es un complemento básico que nos puede evitar muchos disgustos.

Redes seguras y VPN

Por último, debemos procurar conectar nuestros dispositivos únicamente a redes seguras. Toda la información que le trasladamos al Asistente de Google puede quedar expuesta si estamos conectados a una red vulnerable. Mantener un grado elevado de encriptación en nuestras conexiones Wi-Fi, utilizar contraseñas seguras y contratar un servicio de VPN de calidad son los tres pasos fundamentales para garantizar que toda la información que entra y sale de nuestros dispositivos queda siempre protegida y fuera del alcance de terceros.