Blas Herrero

Prisa no estaba en los planes de Blas Herrero. De hecho, no es una compañía que aparezca en la cartera de inversión del asturiano. Tampoco Duro Felguera, pero tanto en una como en otra, el empresario vio una perfecta oportunidad para hacer su oferta. Ambas atraviesan una delicada situación financiera y precisamente cuando han estado cerca de mejorarla, ha aparecido en escena el dueño de Kiss FM.

Duro Felguera ha solicitado un rescate de 100 millones de euros a la SEPI y está a la espera de una respuesta que, como tarde, debe llegar antes de que acabe febrero. Con el Estado dentro, “todos los inversores se quieren apuntar”, según explican fuentes cercanas a la compañía a MERCA2. Blas Herrero es uno de ellos.

Más de lo mismo en el caso de Prisa. Sus acciones se revalorizaron un 60% el pasado mes de octubre. Los accionistas aplaudieron el acuerdo de refinanciación de deuda anunciado por el grupo y precisamente un mes después, llega la oferta de Herrero por comprar el grupo.

ASÍ INVIERTE BLAS HERRERO

La vía que eligió Blas Herrero para quedarse con Prisa o Duro Felguera, fue muy diferente a la que acostumbra a elegir cuando tiene interés en empresas cotizadas. Normalmente suele invertir a través de la sicav de la que es presidente y consejero delegado. Se trata de BH Valores (en la que también participan sus hijos y su mujer).

A través de esta sociedad de inversión ha hecho una clara apuesta por el sector de las telecomunicaciones, las tecnologías de la información y el consumo, además del sector industrial, material y sanitario. Pero en conjunto, sus inversiones están valoradas en 9,6 millones de euros y las empresas solo ocupan un 6% de su cartera (donde también hay fondos y bonos corporativos).

La sicav, gestionada por March Asset Managemen (la gestora de fondos de Banca March) tiene poca presencia entre las empresas españolas. Por ejemplo, dentro de las telecos, la mayor parte se la lleva Netflix, donde ha invertido unos 245.000 euros. También tiene acciones de Deutsche Telekom, Walt Disney y Orange, pero donde menos peso tiene es en Telefónica, la inversión es de 112.000 euros.

El sector de tecnologías de la información es otro de sus favoritos, Samsung, Check Point, PayPal, Cisco Systems y Global Dominion están en su cartera. También Amazon, Cie Automotive, Inditex, LVMH Moët Hennessy, Danone, Diageo y Procter & Gamble en cuanto al sector consumo. Además de AXA, ING, Intesa Sanpaolo, JP Morgan o Wells Fargo, en el sector financiero, o Bayer, Grifols y Sanofi respecto al sector salud.

Otro de los vehículos de inversión de Blas Herrero es Kiss Capital, el holding de sociedades de inversión (de donde cuelgan otras 22 sociedades) cuenta con un capital social de 150 millones de euros y el empresario lo utiliza para invertir en empresas no cotizadas y no inmobiliarias, pues para esto último también cuenta con otra sociedad.

OFERTA POR CARTA

Blas Herrero no tiene nada invertido en ninguna de estas compañías y en los dos casos ha optado por hacer una oferta a través de una carta que ha enviado al Consejo de Administración de estas empresas.

La respuesta de la empresa que dirige José María Orihuela, a quien ofreció 8,5 millones de euros, es que acudiera a la Bolsa española y comprara acciones con ese dinero. Actualmente, la capitalización de Duro Felguera ronda los 50 millones de euros de manera que podría hacerse con casi el 17% del capital.

Bajo ese mismo criterio, si Blas Herrero hubiera acudido con los 200 millones que ofreció a Prisa a la Bolsa española, donde la empresa cuenta con una valoración de casi 562 millones de euros, se tendría que hacer con un 35% del capital, pero según la regulación actual, cualquier compra que supere el 30% implica lanzar una OPA sobre el 100% de las acciones. Sin embargo, el grupo justificaba que nunca se lanzó una OPA.

En los dos casos, la oferta fue rechazada. Pero también en los dos casos la oferta fue distinta. A Prisa le ofreció crear a posteriori una sociedad de responsabilidad limitada (HoldCO), en la que un grupo de inversores liderado por él mismo tendría una participación significativa, pero no necesariamente de control. Además, los accionistas de Prisa podrían participar en la sociedad realizando, al igual que los inversores, aportaciones dinerarias a su capital social.

En el caso de Duro Felguera, Blas Herrero aseguraba contar con el apoyo de los bancos acreedores y estar dispuesto a pagar 95 millones de euros de deuda. Además, habría solicitado 200 millones a la SEPI y otros 300 millones estarían cubiertos por la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE).

TAMPOCO SE VALORÓ SANTILLANA

El grupo que dirige Javier Monzón analizó la propuesta de Blas Herrero sobre sus activos de prensa y radio (El País, Cinco Días, As, Cadena Ser, Los 40 Principales y Cadena Dial) pero en menos de 24 horas acordaron desestimarla.

Además de un precio bajo, no valoraba Santillana y precisamente el grupo espera que en la junta del próximo 18 de diciembre, los accionistas den luz verde a la venta del negocio de Santillana en España. El pasado mes de octubre, la compañía anunció una refinanciación de su deuda por 1.148 millones de euros y la venta del negocio español de Santillana a la finlandesa Sanoma por 465 millones en efectivo, con una plusvalía estimada de 385 millones. La transacción es clave en el proceso de refinanciación de la compañía.

No se descarta que Blas Herrero vuelva a poner encima de la mesa una oferta (de nuevo ajustada) por Prisa, pero también está quien considera que tanto lo de Prisa como lo de Duro Felguera ha sido una estrategia para “hacer ruido”. Al calor de esta noticia, Prisa cierra noviembre al alza y en los dos últimos meses consigue sumar un 99% en Bolsa.