Primark se centra en ventas

¿Vender online o no? Ese es el dilema por el que muchos grupos textiles han pasado hasta tomar la decisión de comercializar en este canal. Todo lo contrario que Primark. El gigante lleva años resistiéndose a una venta online tradicional. Ahora deja la puerta abierta a implantar otras opciones, como el famoso click & collect, curiosamente el paso previo a lanzarse a la venta directa en este canal.

Ya lo anunció ‘Financial Times’ y ahora lo confirman fuentes de Primark a MERCA2. “Ocasionalmente consideraremos click & collect como una posible opción para ampliar nuestra atención al cliente”, explican. Sin embargo, no será inminente. “No tenemos planes a corto plazo para probar click & collect”.

No es la primera vez que Primark realiza pruebas en este campo. La empresa experimentó en 2013 vendiendo productos a través de una web. No obstante, los resultados no fueron satisfactorios ya que no llegó a implementar este modelo en su estrategia.

Cortefiel

Tendam (Cortefiel) un año después: cuentas saneadas y sin salida a Bolsa

Con 140 años de historia a sus espaldas, el Grupo Cortefiel anunció públicamente el 17 de abril del pasado año un cambio de nombre...

Para la empresa de moda low cost el universo online es importante. “Internet es realmente importante para Primark y tenemos una fuerte presencia digital y en redes sociales, con más de 13,7 millones de seguidores en nuestros canales de redes sociales. Nuestros clientes disfrutan viendo en Internet las últimas novedades y viniendo a nuestras tiendas a comprar. La combinación del diseño de las tiendas, la experiencia de compra y los precios increíbles son lo que hace que Primark sea tan atractivo”.

SALVAR EL NEGOCIO DE AZÚCAR

La tendencia de las grandes del sector como Zara, H&M, Grupo Tendam (antiguo Cortefiel) o Mango es vender online. Un modelo para algunos rentable, para otros no tanto y en el que Primark siempre ha descartado entrar. El modelo de negocio de Primark se basa en vender grandes volúmenes de ropa a precios low cost en grandes espacios ubicados en galerías comerciales o en el centro de las ciudades.

Esta filosofía de no vender online le ha permitido a Primark seguir creciendo. Su facturación creció en Europa un 5% en el primer semestre de su ejercicio fiscal –entre octubre de 2018 y el 2 de marzo de 2019–, gracias a su impulso en España, Francia, Italia y Bélgica.

Si bien es cierto, ahora deja la puerta abierta a un asalto online del que siempre había renegado. A finales de año, fuentes de Primark aseguraba que “en la actualidad, no hay planes para vender online. Los clientes disfrutan mirando en Internet las últimas novedades, y luego se acercan a las tiendas para comprar. El diseño y la experiencia dentro de la tienda son parte del atractivo de Primark para los clientes”.

Se negó incluso cuando el negocio del azúcar, del que depende su matriz Associated British Foods (ABF), pasaba por graves problemas. Según analistas de Bloomberg, “si no vende online, se queda sin una parte importante del pastel, necesaria para aumentar los beneficios y amortizar la caída del negocio del azúcar de la matriz”.

Quizás por ello Primark ha cambiado de decisión y quiera participar de los beneficios del mercado digital. Aunque, de momento, los planes de la compañía van más lentos del ritmo en el que evoluciona el sector y sus competidores.