La educación es uno de los principales pilares en los que se sustenta la sociedad. Hoy en día, los estudiantes españoles tienen muchas alternativas a su alcance para financiar sus estudios de educación superior, como grados universitarios y másteres. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señala en el informe ‘Panorama de la Educación’ que el gasto por estudiante en educación superior (universitaria o superior) se sitúa en 12.600 dólares. Una cifra que se encuentra por debajo de la media de 15.600 dólares en el resto de países que conforman el organismo de cooperación internacional. A pesar de ello, muchos estudiantes no pueden asumir los gastos derivados de estos estudios, por lo que tienen que recurrir a los préstamos para estudiantes online, los préstamos bancarios y los préstamos de las universidades.

Préstamos para estudiantes online

Los préstamos online para estudiantes están diseñados para financiar estudios de grados universitarios y másteres. Con estos préstamos online, los estudiantes pueden pagar la matrícula, así como todos los gastos asociados al curso escolar, incluso el alojamiento. A diferencia de las entidades financieras tradicionales, en las que la edad es un inconveniente a la hora de solicitar un préstamo, las empresas financieras que ofrecen préstamos exclusivamente a través de internet piden pocos requisitos a los estudiantes para acceder a este tipo de financiación. De esta forma, los estudiantes pueden conseguir hasta 5.000 euros de forma fácil, cómoda y rápida. Una cuantía que se puede devolver en un plazo máximo de 48 meses.

Préstamos bancarios

Muchas entidades bancarias ofrecen a los estudiantes de entre 18 y 30 años préstamos para estudios en España y en el extranjero. Los préstamos para estudios universitarios, los préstamos para másteres o los anticipos de beca suelen ser las modalidades que ofrecen las distintas entidades bancarias. Unos préstamos bancarios para estudiantes que cuentan con un interés más bajo que los préstamos personales, aunque esto depende de las condiciones de cada entidad financiera. Los plazos de amortización suelen ser de hasta 10 años, y cuentan con amplios periodos de carencia. Sin embargo, el principal problema de los préstamos bancarios para estudios es que exigen muchos requisitos y documentación para acceder a ellos. Además, también hay que tener en cuenta las comisiones de apertura.

Préstamos de las universidades

En los últimos años, muchas universidades españolas han introducido préstamos para estudiantes como alternativa a las becas y ayudas del Ministerio de Educación. Con estos préstamos, los estudiantes pueden hacer frente a los precios de las matrículas españolas. Según la Comisión Europea, España es el sexto país de Europa con los grados universitarios más caros y el tercero en máster. Las universidades españolas facilitan estos préstamos privados a sus estudiantes, especialmente a aquellos con mejores notas, gracias a los acuerdos con entidades financieras. Por ejemplo, la Universidad de Navarra ofrece un préstamo a largo plazo con carencia de amortización a los estudiantes con buen expediente académico en Bachillerato que inician estudios universitarios. Al igual que los préstamos bancarios, los préstamos de las universidades suelen ofrecer un interés bajo y un plazo de amortización máximo de 10 años.