Los precios en las zonas vacacionales más premium cerrarán el año con pocas variaciones respecto al ejercicio anterior a pesar del coronavirus, según se desprende de un análisis realizado por Engel & Völkers.

En concreto, la inmobiliaria alemana ha realizado una radiografía post coronavirus en la que se deduce que la pandemia no va a provocar “grandes variaciones” en los precios de la vivienda, principalmente en zonas ‘premium’ como Baleares, Costa del Sol o la costa mediterránea.

El consejero delegado de Engel & Völkers para España, Portugal y Andorra, Juan-Galo Macià, ha afirmado que el interés de los inversores se mantiene vivo en las áreas más prime. De hecho, cree que la elevada concentración de la demanda en unos pocos mercados marcará los precios sin grandes variaciones.

No obstante, Macià señala que la coyuntura macro y microeconómica, la recesión económica, el aumento del paro o la falta de liquidez, entre otras, podrían traducirse “en moderados ajustes en las principales ciudades como Madrid, Barcelona y Valencia de hasta el 10%”.

“La cuantía de dichas variaciones estará ligada a los efectos de la pandemia sobre el PIB y el empleo, que aún son inciertos”, ha resaltado.

Además, ha puesto en valor que el denominador común de la demanda en la práctica totalidad del territorio español ha sido la inversión, la vivienda vacacional y la demanda de mejora, “con un cambio hacia propiedades más amplias, luminosas y con espacios exteriores, como jardín y piscina, privados.

Por regiones, los descensos más acusados se han registrado en la capital de España, donde el rango actual según los distritos se sitúa entre los 2.400 euros y 10.000 euros por metro cuadrado, una barrera que, según la compañía, antes del Covid se superaba en las zonas más ‘premium’. En el norte y noroeste de la ciudad, los descensos son menos acusados y el precio más elevado no supera los 5.300 o 4.250 euros por metro cuadrado.

En Valencia, los precios medios de la zona centro se han mantenido sin cambios dentro de los 1.620 y los 3.758 euros por metro cuadrado, mientras que las zonas de playa y alrededores han registrado ajustes y los precios medios no superan los 2.500 euros por metro cuadrado, “salvo contadas excepciones”.

Por su parte, en Barcelona, también se han ajustado al mercado actual y se han experimentado descensos de entre el 5% en Gràcia, Nou Barris y Sant Andreu al 8% de Eixample, mientras que en zonas periféricas como el Vallès Oriental apenas han sido perceptibles con descensos del 3%.

“En la Ciudad Condal, donde existe un mayor porcentaje de cliente extranjero, han pesado las restricciones de movilidad durante el estado de alarma y ante la imposibilidad de venir se ha registrado una caída de la demanda internacional que, en las últimas semanas, está retomando el interés”, apunta la compañía.

Las islas se han mantenido también sin cambios en el precio, incluso en algunas zonas, como Mallorca, el precio medio de comercialización ha aumentado de los 1,6 millones de euros a los 1,8 millones (+12,5%).

En la Costa del Sol y la Costa Blanca, ha destacado una elevada concentración de la demanda donde ha predominado la estabilidad de los precios, con la excepción de casos puntuales donde el propietario quería acelerar la venta.

Por su parte, en la Costa Brava, la compañía ha notado un aumento de la demanda más ‘premium’ en esta zona por parte de clientes nacionales.

INCREMENTO DE ALQUILER TEMPORAL EN GRANDES URBES Y COSTA

Engel & Völkers ha señalado que otro de los grandes cambios que ha provocado la pandemia ha sido el incremento en el alquiler temporal alrededor de las grandes urbes o en zonas costeras.

Así, destaca el incremento de la demanda de chalets con piscina para la temporada de verano en valencia con la clara intención de poder teletrabajar en un entrono más amplio. Algo similar a lo que ocurre, según la compañía, en municipios como Sitges en Cataluña.

Aunque la crisis ha impactado en todos los sectores, Engel & Völkers asegura que el mercado inmobiliario se ha encontrado con un sector “más fuerte, profesionalizado y saneado” y cree que, aunque ha provocado comportamientos desiguales según las zonas, el impacto “no será comparable a otras crisis anteriores”.

“El principal problema provocado por la pandemia en multinacionales con un elevado porcentaje de cliente extranjero, como es el caso de Engel & Völkers, ha sido la imposibilidad de viajar a España, situación que ha sido suavizada por la tecnología”, ha asegurado la compañía.

Además, el consejero delegado de España, Portugal y Andorra ha resaltado que el negocio se ha modernizado con un mayor uso de herramientas tecnológicas y soporte digital como los tours virtuales, reuniones telemáticas y herramientas de firma digital, “permitiendo realizar a distancia parte de la operativa y que el cliente disponga de más información antes de realizar la visita”.

Sin embargo, considera que las visitas presenciales a los inmuebles y el valor humano seguirán siendo esenciales, puesto que “la decisión final normalmente será presencial”.