PSOE

Un particular tsunami. Es lo que trajo consigo la llamada a las urnas del pasado 28 de abril. Como en toda contienda, ha habido vencedores y vencidos. Sonrisas y lágrimas, en otras palabras. Un resultado que engordará las arcas de unos y desinflará las de otros. En concreto, PSOE, Ciudadanos y ERC tienen motivos para sonreír. Mientras que PP y Unidas Podemos verán un ‘agujero’ en sus respectivas cajas.

El que sin duda alguna sale peor parado económicamente hablando es el partido liderado por Pablo Casado. Sus 66 escaños, el peor resultado desde la llegada de la democracia para el partido de la calle Génova, la mitad de los que tenía, y dejándose en el camino cuatro millones de votos, le harán un auténtico roto a su maltrecha economía.

EL PSOE ingresará 11,2 millones mientras que el PP se queda en 6,1 millones de euros. El primero gana 4,9 millones respecto a 2016, y el segundo pierde 5,2 millones

Según está estipulado, cada escaño en el Congreso y en el Senado se recompensa con 21.167,64 euros. Además, si se obtiene representación, cada voto para el Congreso tiene a cambio 81 céntimos de euros, y para el Senado, 32 céntimos. Sin tener en cuesta este último apartado (todavía no disponible), el PP ha ‘recaudado’ 1.397.064 euros por los escaños del Congreso (66), más 1.185.387 euros por los del Senado (56), más 3.528.378 euros por los 4.356.023 votos en la Cámara Baja. ¿Total? 6.110.830 euros.

Si echamos la vista atrás a las anteriores elecciones, el ‘agujero’ es más que considerable. Repasemos las cifras: 2.667.122 euros de los escaños del Congreso (126), más 2.751.793 euros por los del Senado (130), más 5.971.459 euros por los votos cosechados (7.372.172). Es decir, un total 11.390.375 euros. Por tanto, el PP de Pablo Casado verá cómo se esfumarán 5.279.544 euros.

PP Y PSOE: LA NOCHE Y EL DÍA

Lo curioso de estas elecciones es que una cantidad similar a la que se dejado por el camino el PP será será la que pase a engordar la caja del partido liderado por Pedro Sánchez en la calle Ferraz. Allá por 2016, el PSOE consiguió 1.587.573 euros por los escaños del Congreso (75), 910.208 euros por los del Senado (43), y 3.777.439 por los votos cosechados en la Cámara Baja (4.663.505). ¿Total? 6.275.220 euros.

Tres años después, el PSOE ha vivido su particular milagro de los panes y los peces. Porque esas cantidades han pasado a ser 2.603.619 (Congreso), más 2.561.284 euros (Senado), más 6.059.411 por los votos cosechados. Es decir, que suman 11.224.315 euros. Por tanto, 4.949.095 euros más de unas elecciones a otras.

Quienes también tienen motivos para alegrarse del salto económico en el último trienio son Ciudadanos y ERC. Los resultados cosechados por la entidad a los mandos de Albert Rivera le harán ingresar en su cuenta 1,4 millones de euros más respecto a las elecciones de 2016 (4.641.872 euros frente a 3.222.036 euros ), mientras que ERC hará lo propio en 458.501 euros (1.372.796 euros frente a 914.294 euros). Todo lo contrario que Unidas Podemos, que ha pasado de los 3.735.854 euros a los 3.266.602 euros, es decir, 469.252 euros menos.

Partido Popular

El Partido Popular recorta su deuda con la banca

El Partido Popular ha conseguido meterle un buen tijeretazo a su deuda con los bancos aunque esta sigue siendo todavía muy elevada

El debut en la escena parlamentaria nacional le supondrá a VOX un ‘desembarco’ en su caja de 2.676.533 euros, cifra que podría haber sido superior de haber conseguido representación en la Cámara Alta.

Para el resto de los partidos que han obtenido representación parlamentaria, las subvenciones que recibirán por parte del Estado serán las siguientes: En Comú Podem (646.110 euros), JxCat (593.594 euros), PNV (637.160 euros), EH Bildu (315.497 euros), Compromis (161.095), Coalición Canaria (153.463 euros), Navarra Suma (192.607 euros), y PRC (63.446 euros).

Volviendo a PP y PSOE, y según las últimas cuentas presentadas al Tribunal de Cuentas (año 2017), la deuda con las entidades financieras era más que notable. Así, el partido de Pedro Sánchez debía a los bancos 50 millones de euros (en números redondos), mientras que el de Pablo Casado cifraba esa cantidad en 24,4 millones. Si echamos la vista atrás otro año más (2016), las cantidades eran todavía más desproporcionadas (69,9 millones para el PSOE, y 35,6 millones para el PP).