El Índice de Economía y Sociedad Digital de la Unión Europea (DESI), sitúa a España como uno de los países en los que la banda ancha supone un coste más elevado sobre la renta disponible de sus habitantes. Según su dato sobre asequibilidad de Internet, el precio de la banda ancha de entre 12 y 30Mbps nos supone a los españoles un 2,69% de nuestros ingresos. Somos el punto rojo oscuro en el mapa. Una vergüenza. ¿Pero esto a qué se debe?

Atendiendo a los criterios expuestos por el informe, la asequibilidad de la banda ancha se mide teniendo en cuenta el precio más bajo de entre las ofertas disponibles en cada momento, según un baremo cuya última medición tuvo lugar en octubre de 2015. Aquí podemos ver la evolución de España en los últimos años, así como ls de otras grandes economías europeas y la de Portugal.

Como podemos ver, si nos creemos esos datos, España ha bajado drásticamente sus precios, pero estos aún siguen siendo mucho más elevados que los de la media europea y las grandes economías. Un dato curioso: España ocupa buenas posiciones en porcentaje de hogares con más de 10Mbps (más del 94%), con más de 30Mbps (casi el 49%) y con más de 100Mbps (21,7%).

Pero recordemos que el índice de asequibilidad mide las conexiones puras de Internet, sin telefonía fija. Si buscamos la evolución de los precios de Internet con telefonía fija y damos por buenas estas cifras nos topamos con que en el momento de la última medición se encontraban en un mismo punto. ¿Debido a qué? Muy simple, a que en España no se han llegado a ofrecer muchas tarifas de sólo Internet sin fijo y eso nos ha penalizado.

Ciñéndonos a estos gráficos, también nos penaliza que el último dato de precios que se contempla en el informe es de octubre de 2015. Desde entonces es verdad que ha habido subidas de tarifas en los paquetes convergentes, sí. Pero también que los precios en la zona baja también se han reducido.

La madre del cordero

El problema de todo esto es que los datos que acabamos de señalar no sirven. Están mal calculados. Son datos tramposos. El estudio anual BIAC (Coste de Acceso a Internet de Banda Ancha), elaborado por la consultora Van Dijk no sólo es antiguo (como ya hemos dicho, de finales de 2015), sino que ni siquiera está bien hecho. Desde 2013, la tabla de ‘asequibilidad’ debería registrar como precio de referencia la oferta de 23,6€/mes de Pepephone, que durante años ha sido la más barata con sólo Internet.

Según Van Dijk. el precio mínimo comparable por servicios sólo de Internet fijo en España era por aquel entonces de más de 40€/mes. Simplemente, no es verdad. ¿Qué estaba midiendo? Según los criterios del DESI, el precio que debió haberse incluido era el de Pepephone, que se ofrecía sobre la red de ADSL de Vodafone. Si estuviésemos hablando de la media de lo que pagan los españoles o de la mediana, otro gallo cantaría. Sin duda habríamos salido muy mal parados. Pero, en justicia, con los criterios del informe de asequibilidad teníamos que haber quedado mejor porque había un precio que nos salvaba de la quema.

De haberse incluido la mejor oferta disponible en aquel momento, ese precio nos habría acercado brutalmente a la media europea. Volvamos a mirar el mismo gráfico de antes.

Con el precio de Pepephone habríamos estado mejor situados que Portugal e Italia y en el entorno de Francia, Reino Unido y Alemania. No podemos calcular qué porcentaje de la renta disponible habría salido, eso sí. Pero si con un precio mínimo de 41,1€/mes el impacto sobre los hogares es del 2,69% sobre ingresos, con un precio de 23,6€/mes el dato estaría en el entorno del 1,51%.

Veremos si en futuras mediciones la Comisión Europea contrata una empresa de mediciones que se fije en los precios más allá de los grandes operadores y vea realmente cómo está el mercado. Porque malo es que la gente sea incapaz de encontrar una oferta más barata y piense que los precios siempre están por las nubes, cuando casi siempre hay ofertas mejores. Lo verdaderamente grave es que las consultoras que deben hacer ese mismo trabajo de campo para que los países europeos podamos medírnosla (la situación de los precios) sean igual de perezosas.

Comentarios