El Corte Ingles

La plantilla de El Corte Inglés vive pendiente de las decisiones sobre la venta de las divisiones de Informática y Viajes de la compañía, que aglutinan a cerca de 7.000 empleados; mientras los planes para resucitar los supermercados no convencen a otra gran parte de los trabajadores. Situaciones que están generando incertidumbre en el plano laboral.

“Todo el mundo está nervioso”, reconocen fuentes de CCOO, quienes aseguran que la compañía “solo ha confirmado la búsqueda de comprador para Informática El Corte Inglés (Iecisa)”. Operación que provoca la incertidumbre entre los más de 2.000 empleados de la división de Informática.

sánchez romero gasolinera

Sánchez Romero lanza su primer supermercado con gasolinera

Los supermercados Sánchez Romero amplían el abanico de servicios que ofrecen en sus tiendas con la incorporación de una gasolinera y electrolinera...

Fuentes de los grandes almacenes confirman que “se están sondeando compradores para Iecisa” y que se han recibido varias propuestas con tentativas de compra. Una de ellas fue la venta frustrada hace un año del grupo mexicano Sixsigma Network, a través de su matriz Kio Networks, que rompió su acuerdo para comprar la parte de Informática de la compañía española, tal y como adelantó MERCA2. Una venta, valorada en 400 millones de euros, que encajaba en sus planes de desinversión ya que reduciría cerca de un 12% su deuda. Esta, actualmente, se sitúa en 3.367 millones de euros.

Mismo valor es el que parece tener Viajes El Corte Inglés (VECI), 400 millones de euros, según ‘El Confidencial’. La posible venta ayudaría a reducir esta deuda e invertir en otros negocios. En este caso, la compañía niega su intención de desprenderse de VECI; situación que no evita la inquietud de los 4.700 empleados. Esta división es una de las más importantes de la compañía. El año pasado facturó 2.722 millones de euros, con un crecimiento del 4,9%. La división llegó a aportar el 24% del beneficio total hace años y actualmente el 17% de las ventas proceden de esta. 

Ocurre todo lo contrario con la parte de informática. No es un pilar tan importante. Cabe recordar que registró una caída de la cifra de negocio del 4,3%, hasta los 703 millones de euros en el último ejercicio fiscal (cerrado a 28 de febrero). La división lleva años inmersa en un cambio de estrategia y orientada hacia servicios más rentables.

A pesar de la situación interna, la actividad en las dos divisiones continúa. En el caso de Viajes están en plena campaña de venta de viajes del Imserso, mientras que Iecisa no ha dejado de publicar ofertas en la red profesional de Linkedin para reclutar talento nuevo. No hay que olvidar que esta división es una de las grandes contratistas del Estado.

Pero la tensión entre los empleados va más allá desde hace años cuando no parecía previsible que la compañía familiar llegara a cerrar centros. El sindicato critica que El Corte Inglés no les avisa de ningún tipo de operación, como los tres últimos centros comerciales vendidos. Tampoco se enteraron de la reconversión del centro comercial Arroyosur de Leganés (Madrid). Y la compañía se defiende alegando que “son operaciones estratégicas”.

MALESTAR EN LOS SUPERMERCADOS

Por otro lado, parte del futuro de El Corte Inglés se cuece en su división de alimentación. La compañía espera aumentar su plantilla de cerca de 90.000 empleados con personal destinado a sus supermercados (Supercor) e hipermercados (Hipercor) para potenciar su crecimiento. De hecho, abrirá un espacio de alimentación en la quinta torre (Caleido).

La línea del retail sigue siendo la más importante de El Corte Inglés, representando el 77,7% de su negocio, con una cifra de negocios de 12.974 millones de euros en su último ejercicio fiscal. Hasta la fecha, la compañía potenciaba de forma sostenida la parte del negocio de alimentación. Es decir, mantenía su oferta sin apenas abrir nuevas tiendas.

De ahí que su portafolio sea de 41 hipermercados, 55 supermercados y 184 tiendas de proximidad. Cifra que espera incrementar a través de la expansión de Supercor, para la que se prevé la apertura de entre cinco y diez establecimientos al año.

No obstante, la plantilla no está convencida de estos planes ya que denuncian la “precariedad” y “las infraestructuras obsoletas”, especialmente en los establecimientos de Supercor. Situación que deja en una desventaja competitiva a esta división frente a la competencia de Mercadona y Lidl, inmersas en planes de reforma y apertura de centros.

OBSESIÓN POR REDUCIR DEUDA

El Corte Inglés continúa con su proceso de reducción de deuda. Primero con el lanzamiento del proceso de venta del denominado Proyecto Green, a través del cual se realizó una valoración total de la cartera, con 95 activos, ascendió a entre 1.500 y 2.000 millones de euros.

Esta operación se integrará en la recién creada unidad de negocio especializada en la promoción, construcción y gestión de activos inmobiliarios que se denominará El Corte Inglés Real Estate. En concreto, esta nueva unidad de negocio integrará a todas las áreas del grupo relacionadas con la actividad inmobiliaria y aprovechará la experiencia de sus equipos de construcción, arquitectura, ingeniería, proyectos y obras, interiorismo y decoración, entre otros.

Fuentes de El Corte Inglés aseguran a este medio que la única operación en la que se encuentran inmersos actualmente es MAD-FD, Madrid FashionDistrict. Se trata de un nuevo proyecto de centro comercial en Arroyosur, cuyo objetivo es integrar marcas de lujo y gastronomía, en un terreno donde se recrearán las calles madrileñas. Para ello, los grandes almacenes invertirán 100 millones de euros.