Mapfre

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, se enfrenta a un escenario complejo. Además del problema sanitario y la incertidumbre económica, el sector empieza a llenarse de competidores, y una parte del negocio es adverso. En concreto, los seguros de vida y de viaje, que son los más afectados en esta crisis.

Mapfre es junto a Vidacaixa la aseguradora líder en España por cuota de mercado (superan el 11%) pero el segundo es mayor por activos totales, 76.115 millones frente a los 69.194 millones de euros de Mapfre. El problema es que tras la ruptura de Mapfre con Bankia, una vez salga adelante la fusión con CaixaBank, Mutua Madrileña (que ya es socio de la entidad catalana) ganará más terreno.

Actualmente tiene un 50% de SegurCaixa Adeslas que es la parte de seguros de no vida del banco. Pero el presidente de la aseguradora, Ignacio Garralda, ya ha adelantado que le encantaría cubrir el hueco que deja Mapfre. Es decir, prevé ampliar su cuota de mercado aprovechando el perímetro que deja Bankia. Algo que entiende que pasará por febrero o marzo. Mapfre recibirá una indemnización por la rescisión del contrato, pero a su vez pierde el acceso a todos los clientes de las dos entidades.

LAS ALIANZAS DE MAPFRE

Mapfre no se quedará huérfano. Cerró un acuerdo el año pasado con el Banco Santander para ser sus distribuidores oficiales de seguros en España y Portugal, y también son socios de Bankinter y CCM (Grupo Liberbank).

Precisamente este mismo jueves, el grupo que preside Huertas firmaba un acuerdo con Correos para que la empresa de servicio postal promocione en sus oficinas la posibilidad de contratar seguros, aunque luego se cerraría en las oficinas de la aseguradora. De momento empezará con la promoción de los seguros para automóviles, hogar, salud y empresas.

Fuera de nuestro país, Mapfre también ha hecho los deberes. En los últimos años ha comprado el 50% del negocio de seguro de no vida de Banco de Brasil y el 51% de la aseguradora de salud dominicana Ars Palic. Pero también, ha cerrado un acuerdo con Amazon para promocionar seguros en su web. Hasta ahora, todas estas alianzas le han permitido conservar su liderazgo, pero ¿serán suficientes ahora?

UN NEGOCIO AFECTADO POR LA CRISIS

La pandemia del covid-19 ha cambiado la pauta de actuación de los asegurados. Las cuentas financieras de Mapfre del segundo trimestre reflejaron una fuerte reducción de la siniestralidad de autos en todos los países, con motivo de los confinamientos. Pero también pérdidas en los seguros de viaje por la cancelación de vuelos.

A la espera de las próximas cuentas del grupo, que se harán públicas en unos días, los expertos ya adelantan que aunque se ha vuelto a la movilidad, estos dos ramos seguirán bastante afectados. Por suerte, ha ocurrido todo lo contrario con los de salud y decesos, que ya mostraron un incremento en los primeros seis meses del año.

En concreto, el volumen de primas de salud de Mapfre subió un 4,6%, hasta los 618 millones de euros y ya adelantaron que las ventas de estos seguros se incrementarían aún más, pues en situaciones de crisis las personas tratan de buscar una cobertura sanitaria complementaria.

También se ha producido un aumento en el ramo de decesos por el aumento de la mortalidad a causa del coronavirus, así como en el ramo de seguros generales por el aumento de los daños en el hogar, donde la aseguradora ha puesto el foco este trimestre para intentar captar negocio.

OFENSIVA COMERCIAL

Pero Mapfre no es la única empresa del sector que se ha volcado con este segmento. Allianz ha reportado un incremento del 40% de los incidentes en el hogar y AXA ha comunicado que el número de peritaciones en los ramos No Auto ha aumentado en un 220%. Por ello, la ofensiva comercial de las aseguradoras en estos últimos meses ha sido desorbitada.

Todas han lanzado novedades tecnológicas o descuentos. Por ejemplo, el Banco Sabadell ha puesto en marcha la posibilidad de que los clientes de sus seguros de hogar se comuniquen con la compañía a través de WhatsApp, acelerando los tiempos de respuesta. Y Santalucía ha incorporado en su app iHogar, un asistente de voz con Inteligencia Artificial que ayuda a tramitar siniestros del hogar.

Ante este escenario tan competitivo e incierto, donde no se sabe cuánto durará la crisis ni el impacto real que va a tener sobre el sector, el presidente de Mapfre ya ha adelantado que está abierto a buscar un socio en bancaseguros que sustituya a Bankia. Pero sobre todo, permanecerán atentos a oportunidades de crecimiento inorgánico en los principales mercados. Pues precisamente este es su fuerte, su gran presencia internacional. Además de ser la mayor aseguradora española en el mundo, son el mayor grupo internacional en Latinoamérica y cuentan con 26 millones de clientes.

REPARTIRÁ DIVIDENDO

Otra baza con la que juega Mapfre es la de repartir dividendo. A pesar de ser un año convulso (su capitalización bursátil es de 4.000 millones de euros tras perder un 40% este ejercicio), Huertas considera que su negocio “genera mucho cash flow”, además no tienen morosidad y han reportado una “magnífica” posición de liquidez y solvencia.

En este sentido, el directivo extremeño defiende que la empresa que dirige desde 2014 y en la que lleva desde que tenía 23 años, ha vuelto a recibir la aprobación de Standard & Poor’s, que acaba de mantener su calificación crediticia (con perspectiva estable) por la fuerte diversificación del grupo por países y líneas de negocio.

Además, S&S espera que la aseguradora mantenga “cómodamente su posición de capital, gracias al soporte de unos resultados sólidos, lo que le permitirá afianzar sus objetivos de crecimiento y de dividendo”.

En este sentido, Huertas defiende que Mapfre es de 175.000 accionistas, que esperan “como agua de mayo” su dividendo. De manera que si la liquidez es adecuada, la solvencia buena y hay accionistas a los que que retribuir, “harán lo imposible”.