Fernando Alonso Kimoa

El fichaje de Fernando Alonso por Renault anunciado esta semana ha generado un importante revuelo en la Fórmula 1 y en las redes sociales. El bicampeón del mundo regresará tres años después de anunciar su retirada. Un movimiento un tanto extraño, que achaca a la necesidad de afrontar retos deportivos mayúsculos, pero que esconde un trasfondo bien distinto: disparar su dinero. Entre los principales objetivos del español se encuentra explotar aún más su marca de ropa Kimoa y, de paso, regresar a una lista Forbes de la que se ha caído en los últimos años.

El propio Fernando Alonso reiteró en varias ocasiones que seguir en la F1 sin aspiración alguna a ser campeón del Mundo no tenía sentido. Llegó a afirmar, incluso, que ser segundo no valía para nada, quizás para olvidar la frustración vivida desde su adiós a Ferrari. Ahora, en lo deportivo, emprende su tercera aventura con Renault, donde logró los dos Mundiales que atesora hasta la fecha en su palmarés. Pero por mucho cambio de reglamento y optimista que pueda ser, Renault no ganará a corto plazo y su edad no le permite dar muchos más coletazos en los circuitos.

En estos dos años ha saboreado retos deportivos de entidad, como su triunfo en el Mundial de Resistencia, sus decepciones en las 500 millas de Indianápolis o su buen papel en el Dakar. Una forma de demostrar al mundo que es uno de los pilotos más completos de la historia del automovilismo. Pero la F1 es especial por algo, y más allá de por el talento que se necesita, es por el dinero que genera, superior a los 3.000 millones de dólares. No hay nada más rentable que ser piloto de F1 en una de las escuderías más nobles. Y es ahí donde

UN GRITO A LOS SPONSORS Y MÁS PUBLICIDAD PARA KIMOA

Si en el pasado el español ha sido un imán para las marcas, el boom mediático de su regreso elevará las cifras de su etapa en McLaren. Se desconoce el contrato del español, pero a tenor de lo que cobra Ricciardo su salario no estará en ningún caso por debajo de los 15 millones de euros, una cantidad importante que, muy probablemente, será bastante más elevada. Para Renault, el negocio también es redondo. Son tiempos complicados por el covid-19, pero una figura como Fernando Alonso supone, de facto, el interés de marcas de renombre. Por ver está si alguna española (Telefónica o Santander) deciden apostar como en el pasado, se vuelcan por Sainz o ignoran un deporte que desde que se emite bajo pago ha perdido unos adeptos que a buen seguro crecerán en 2021.

Una de las marcas que indudablemente se van a colar en la ropa o el monoplaza de Fernando Alonso es Kimoa. Pasó en el tramo final del español en McLaren y la historia se repetirá porque el asturiano no deja pasar ninguna posibilidad para expandir su marca de ropa (programas de televisión, redes sociales y cualquier competición). Los últimos datos de esta empresa datan de 2018, donde la empresa Quimoalar elevó las ganancias por ventas hasta alcanzar los 1,2 millones de euros.

La repercusión de esta marca crece a pasos agigantados gracias a la cantidad de productos exclusivos que tiene a la venta (y que también se pueden adquirir a través de El Corte Inglés). Sin ir más lejos recientemente han estrenado la gorra con la que estará en las 500 millas de Indianápolis. Kimoa vende de forma online en números países y contribuye a que los fans del español puedan tener productos que casi se califican de coleccionistas. No es una tienda barata (la mayoría de camisetas están en torno a los 35 euros), pero se adapta a todos los bolsillos. Desde cosas menores como llaveros hasta sudaderas (70 euros) o gafas (uno de sus artículos estrella).

Mientras explota Kimoa mirará de reojo a sus otros proyectos empresariales como los esports o sus circuitos de karts. Pero más allá de potenciar estos asuntos a través del escaparate de la F1, son los millones de su salario los que le volverán a catapultar. Tras su ‘retirada’ se había caído de la Lista Forbes, en la que a buen seguro volveremos a verle. Él ya ha dicho que está feliz de volver a competir, pero también de ver que sus cuentas se impulsarán nuevamente.

Comentarios de Facebook