Las pizarras digitales llevan tiempo siendo muy populares en colegios, para sustituir a las convencionales, y también en empresas para realizar presentaciones. Samsung presentó en el pasado una de sus pizarras digitales, la Flip. Y en este año se ha actualizado con la versión Flip 2. Esa nueva versión tiene una gran pantalla de 65″. Es interactiva y con una precisión de escritura similar a la que puedes encontrar en sus phablets Galaxy Note.

Con ello, Samsung pretende potenciar las reuniones de trabajo con un dispositivo que está especialmente pensado y diseñado para el entorno corporativo. Ya el pasado año se vieron las virtudes de la Flip 1. Pero en 2019 llevan mejoras de diseño, conectividad y nuevas capacidades para su lápiz digital.

El Flip-pen es muy similar al S-pen que puedes tener en un Samsung Galaxy Note. Además, el panel de su pantalla tiene compatibilidad con los lápices para dibujar, los seleccionadores, y controlar así la información. Pero a diferencia de lo que puedes encontrar en el Note, en la Flip puedes disfrutar de un modo de dibujo compatible con este lápiz y con otros muchos objetos puntiagudos que uses para tus presentaciones y puestas en escena.

Características de la Samsung Flip 2 y lo que puede cambiar en tu entorno laboral

Las novedades de la Samsung Flip 2

La tecnología ha mejorado para que puedas dibujar y escribir en las reuniones de trabajo con una precisión mayor que hasta el momento con el modelo previo. Y con su modo dibujo, en función del grosor del objeto, se podrán activar las funciones de lápiz fino, resaltador grueso, o goma de borrar.

Samsung ha dotado a la nueva pantalla del Flip 2 de 1024 niveles de precisión diferentes. Eso hace que cuando la uses, el detalle de los dibujos sea extremadamente bueno para tratarse de una pizarra digital. De hecho, esa cantidad de niveles se asemeja a las que tenía el Galaxy Note II, aunque 4 veces inferior a la de su Note 9. No obstante, para una pantalla tan grande, es todo un logro.

Además, permitirá escanear textos o dibujos creados a mano en un papel y enviarlos a la pantalla para que aparezcan en grande, permitiendo editarlos si es necesario con el lápiz digital. Eso lo consigue gracias a esa tecnología inteligente que es capaz de reconocer texto y dibujos de las que hablé anteriormente.

Se puede poner en varias posiciones, como sobre un trípode o soporte que la sostenga de forma vertical y horizontal, e incluso podrías colgarla en un soporte de pared como una TV.

En cuanto a la conectividad, la pantalla dispone de puertos USB y dos conexiones HDMI para conectar otra pantalla externa. Además, tiene NFC y un nuevo sistema operativo propietario.

Y por último, si te preguntas por el precio, la de 55″ tiene un valor en torno a los 1800€, mientras que la versión de 65″ sube por encima de los 2000€.