El curso escolar ha comenzado con una gran polémica, y el miedo a un posible contagio ha empujado a muchos estudiantes a decantarse por una residencia y no por un piso compartido. Además, hay que tener en cuenta que este segmento está sufriendo la ausencia de estudiantes extranjeros, que lastra a la baja el precio de estas habitaciones.

Los pisos compartidos siempre han estado muy cotizados entre los estudiantes, que optan por este estilo de vida más económico frente a las residencias de estudiantes que, en muchos casos, duplican la renta mensual.

Pero la pandemia del covid-19 y el miedo a un posible contagio han aflorado las ventajas de la residencia en cuanto a que ofrece una habitación propia y limpieza garantizada por parte de la compañía. Además, han aplicado protocolos de higiene que minimiza el riesgo. Mientras que en una casa compartida la desinfección corre a cargo de los inquilinos.

La prudencia por la pandemia y el parón en el flujo de estudiantes extranjeros que vienen a nuestro país presionan a la baja en el mercado de la vivienda compartida, donde el alquiler de una habitación cuesta un 6,25% menos que hace un año, según un informe.

Según el estudio “Viviendas compartidas en España” realizado por el portal inmobiliario Fotocasa, Cataluña ha registrado la mayor caída interanual en agosto, un 14,8%, cuyo precio ha cedido hasta los 395 euros.

Otros descensos llamativos se han experimentado en Extremadura, que cede un 5% y el precio medio ahora se sitúa en los 176 euros; o Castilla León, que se deja un 4% hasta los 221 euros de precio medio.

Tanto la Comunidad Valenciana como Aragón registran pérdidas superiores al 3%, mientras que en Madrid la caída es más moderada, un 1,7% interanual, pasando de los 388 euros a los 381 euros. La capital ha podido aguantar el efecto de la pandemia y se mantiene como una de las ciudades más caras para optar por un piso compartido.

Además, en el caso de Madrid, el descenso es muy bajo ya que, aunque es caro alquilar una habitación, es una opción más asequible y accesible para muchas personas, que quedan expulsadas del mercado del alquiler.

De hecho, el precio medio en España de una habitación es de 319 euros, tras un alza del 2,7%. En este sentido, hay comunidades autónomas que han registrado un incremento interanual. Castilla-La Mancha es donde más ha crecido, un 7,2% hasta los 219 euros, seguido de Asturias (6,9%), Andalucía (4,5%), Galicia (3,9%) y País Vasco (1,3%).

“Después de las fuertes subidas que hemos ido registrando en los últimos años, en general, el mercado del alquiler está tendiendo a la estabilización y con él, el mercado de los pisos compartidos, especialmente en aquellos zonas y grandes ciudades en las que los precios han estado más tensionados, como es el caso de Madrid y Barcelona”, explica Anaïs López, directora de Comunicación de Fotocasa.

ALQUILAR POR DISTRITOS

El estudio también analiza el precio de las habitaciones en los distritos de las ciudades de Madrid y Barcelona.  Así, el distrito más caro para alquilar una habitación se encuentra en Barcelona, en el distrito de Gràcia, con 477 euros/mes. Le siguen, los distritos madrileños de Centro con 474 euros/mes, y Chamberí 469 euros/mes. 

En cuanto a los distritos más económicos, Puente de Vallecas es el más económico con 330 euros/mes. Le siguen de cerca Carabanchel con 340 euros/mes y Ciudad lineal con 359 euros/mes.