PharmaMar

Las farmacéuticas de la Bolsa española también saborean la vacuna del covid-19. Los inversores confían en que estas compañías darán beneficios de una u otra manera y les respalda el hecho de que dos de ellas hayan conseguido pasar a formar parte del Ibex 35 precisamente este año. Almirall lo hizo en junio y PharmaMar en septiembre.

Junto a Grifols, que es veterana y cotiza en el índice más representativo de nuestro mercado bursátil desde 2008, reúnen un valor de mercado de 14.500 millones de euros. Cifras, que se alejan bastante de gigantes como Pfizer (200.000 millones) o Johnson and Johnson (384.000 millones).

En una crisis sanitaria, resulta bastante obvio que las empresas del sector sanitario hayan vivido días gloriosos y PharmaMar, Rovi, Reig Jofre o Biosearch son los casos más representativos.

EL TIRÓN DE APLIDIN

Las acciones de PharmaMar se han revalorizado un 116% este 2020 y su capitalización bursátil alcanza los 1.750 millones frente a los 800 millones en los que cerró 2019. La compañía que preside José María Fernández de Sousa-Faro, que además es el mayor accionista con el 11% (también su mujer, Montserrat Andrade tiene un 5% y su primo Pedro Fernández Puentes, un 4,49%. Además de Sandra Ortega, que tiene otro 5%) anunció en marzo que su fármaco antitumoral Aplidin podría ser efectivo para tratar el coronavirus.

Y desde entonces, los títulos de la compañía no han parado de subir. PharmaMar ha sido el valor más alcista de la Bolsa española hasta este mes de noviembre. Los avances de la vacuna de Pfizer (que asegura una eficacia del 95%) y el toque de atención de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que le ha pedido información complementaria sobre los resultados del ensayo clínico APLICOV-PC con Aplidin (plitidepsina), han frenado a la acción. De hecho, estos días se deja un 18%.

ROVI, AL CALOR DE MODERNA

Otra compañía del sector que está de enhorabuena es Rovi. La empresa que controla la familia López-Belmonte ha pasado de los 1.360 millones de euros en capitalización bursátil a los 2.100 millones tras apuntarse una subida del 54% en la Bolsa española.

El aliciente de los accionistas para apostar por el valor (que ya cotiza en máximos históricos) es que trabaja con Moderna desde el pasado mes de julio para tener lista una vacuna contra el coivid-19. Además, la estadounidense ya ha anunciado una eficacia del 94%.

Una vez terminada, Rovi entraría en juego encargándose del suministro de viales de forma recurrente. En concreto, la española tiene que fabricar a gran escala el llenado y acabado de la vacuna, además de la inspección visual automática y el etiquetado, para dar soporte a la producción de cientos de millones de dosis de la vacuna.

Recientemente, el laboratorio avanzaba que la compañía estará lista en enero para fabricar las primeras dosis, o antes si fuese necesario, una vez que la vacuna de Moderna haya sido aprobada por las autoridades sanitarias.

TODOS QUIEREN JUGAR

También Reig Jofre, presidida y controlada por la familia que da nombre a la empresa, vive días de esplendor en Bolsa. En concreto, sus acciones suman un 68% y su valor de mercado pasa de los 192 millones de euros de finales del año pasado a los 319 millones. La fabricación y venta de medicamentos esenciales vinculados a la crisis del covid-19, principalmente sedantes, analgésicos y relajantes musculares le han dado un empujón.

Pero actualmente, su valor está en que asegura contar con la capacidad suficiente para producir la vacuna del coronavirus. La planta que el laboratorio construye en Sant Joan Despí (Barcelona) elevará la capacidad industrial global para fabricarla y llenar los viales. Según sus cálculos, están preparados para fabricar hasta 50 millones de viales por año.

En la misma línea, Biosearch, que alcanza los 790 millones de euros de valor en la Bolsa española tras sumar este 2020 un 31%, vuela con el impulso del covid-19. La compañía quiere iniciar en este mes de noviembre, su segundo ensayo clínico. Esta vez, con personas de la tercera edad. Su producto, Hereditum Immunactiv K8, ya se probó con personal sanitario que estuvo en contacto con pacientes con el virus en el mes de abril. El objetivo es medir su eficacia en la reducción de la incidencia y la severidad de los síntomas.

LOS TEST TAMBIÉN VALEN

Grifols remonta en Bolsa este mes de noviembre gracias al aumento de las ventas del test molecular por TMA para detectar covid-19. La catalana, controlada por la familia Grifols, ha aumentado su beneficio en un 14% hasta septiembre y los ingresos, otro 7,8%, con especial repunte en el último trimestre.

La venta de test han sido claves, principalmente en España, pero también sus divisiones de Bioscience y Diagnostic. Con las alzas de los últimos días consigue reducir las caídas anuales al 20% en la Bolsa española, donde ha pasado de los 13.390 millones de capitalización a cierre de 2019 a los 10.850 millones actuales.

La empresa de los hermanos Jorge y Antonio Gallardo (los máximos accionistas de Almirall, con casi el 60% del capital) vive una situación muy distinta. La compañía pierde un 24% de su valor este ejercicio, desde los 2.500 millones al cierre del año pasado, hasta los 1.900 actuales. En el inicio de la pandemia su beneficio se disparó un 62% gracias a la venta de medicamentos. Sobre todo, de ibuprofeno. Pero desde entonces, las cifras han empeorado y en septiembre ya anunció que su beneficio caía un 41% por la crisis sanitaria del covid-19.

Otras compañías como Faes Farma (-26%), Prim(-18%) u Orizon (-2%) tampoco han conseguido apuntarse a esta oleada de subidas que protagoniza el sector farmacéutico este 2020 en la Bolsa española.