concesionario_peugeot

Peugeot acapara las miradas del mercado en los últimos meses. El grupo francés es el más expuesto del sector a una caída de la demanda de vehículos en Europa, que cada mes que pasa es más evidente. Los malos augurios no solo llegan por los malos datos acumulados en las matriculaciones desde septiembre, sino también por la manifiesta debilidad de la economía europea que se frena a un ritmo mayor del esperado. Una situación poco esperanzadora para los más de 15.000 trabajadores que la firma tiene en España, ya que algunos podrían verse afectados como daños colaterales.

A finales del primer trimestre de 2017, el grupo PSA se convirtió en noticia después de oficializar la compra de las marcas Opel y Vauxhall por 1.300 millones. Con ello, la firma se convertía de la noche a la mañana en el segundo fabricante europeo de automóviles con una cuota del 17% y una producción combinada de 4 millones de vehículos al año. Además, también incorporó a su conglomerado el 50% de la financiera GM Financial de forma conjunta con BNP Paribas.

El valiente movimiento de la marca francesa llevaba aparejada también un gran riesgo para su balance, y es que se convertía en la firma más dependiente de la evolución de las ventas en Europa. En concreto, las últimas cuentas presentadas por la firma (las del tercer trimestre de 2018) reflejaron que hasta un 83,2% de las ventas totales de vehículos procedían de Europa, seguido por el 7% de China y el 5% de Latinoamérica.

“El ciclo de la demanda de automóviles en la UE ha alcanzado su punto máximo y está en caída”

Un peligro que ahora parece muy real, no solo por el parón económico de sus principales mercados como el francés o el chino, sino también porque en general la demanda de vehículos parece haber tocado techo meses atrás, y está en pleno repliegue. El pasado mes de enero fue el quinto consecutivo en el que las matriculaciones de coches cayeron en Europa, lo que “corrobora nuestra opinión de que el ciclo de la demanda de automóviles en la UE ha alcanzado su punto máximo y está en caída”, señala un informe de interno de Bloomberg.

Además, dicho análisis también alerta de que “las advertencias de los proveedores sugieren que la desaceleración va más allá de los contratiempos causados por el WLTP (el nuevo protocolo de emisiones)”. Una situación que deja en mala situación a Peugeot, ya que la marca es “la más expuesta a una debilidad prolongada, ya que una vez incorporado Opel y Vauxhall sus ventas dependen un 80% de la región”.

PEUGEOT AFRONTA MESES DIFÍCILES

El hecho de que Peugeot sea la más vulnerable a una caída prolongada añade más presión a la firma en mitad de un contexto tenso. Los analistas esperan que las caídas en el número de matriculaciones sigan al menos hasta verano de 2019 debido a la debilidad subyacente de la economía y las fuertes ventas que tuvieron las marcas a lo largo del primer semestre del periodo anterior. Además, las cifras del conglomerado una vez descontado el efecto Opel, que tras su entrada descuadra las cifras comparativas, el crecimiento sería residual del 0,8%.

Naturgy

Naturgy abona la cifra más baja por Impuesto de Sociedades en la última década

En el 2018 la antigua Gas Natural, ahora Naturgy, batió un récord prácticamente sin precedentes. La eléctrica consiguió articular uno de los mayores pagos...

Así en el caso de Francia, el mercado mayoritario del grupo PSA, la caída en enero del total de todas las matriculaciones fue del 1,1% fue la quinta consecutiva, “lo que sugiere una debilidad subyacente que continuará en el primer semestre”. Aunque, Peugeot solo cedió un 1,6% frente al 3% de su competidor Renault, eso sí gracias al tirón del nuevo Citroen Aircross C5 (SUV). Por último, también es preocupante que el indicador francés que denota la intención de compra de un coche este en niveles cercanos a los vistos en 2016 en pleno revuelo por el Brexit.

En el resto de mercados importante para el grupo tampoco la situación es mucho más boyante. En España, el número de matriculaciones descendió hasta un 3,5% (cuarto mes consecutivo) y los analistas consideran que arrastrará los mismos problemas que en Francia. En el caso de China la situación parece todavía más crítica, y es que las últimas cifras presentadas por la Asociación de Fabricantes de Vehículos de China arrojaron un desplome del 20% en el número de ventas el pasado enero respecto al mismo mes en 2018.

DUDAS EN LAS PLANTAS ESPAÑOLAS

La incertidumbre sobre la evolución económica y su efecto sobre las ventas de vehículos afectará directamente a las cuentas de Peugeot en 2019. “Esperamos que los márgenes se reduzcan por el efecto de la caída de la demanda de automóviles, tras la integración de Opel y Vauxhan”, explican desde Bloomberg. Además, los analistas del portal avisan de que para este año los inversores pondrán la lupa sobre la evolución de los costes para mantener sanas las principales cuentas del grupo.

PSA, Peugeot
Foto: Chris Ratcliffe para Bloomberg.

La posible política de contención de costes por las menores ventas en 2019 que podría adoptar la compañía, llevan una nueva incertidumbre a los trabajadores del grupo, que en España suma cerca de 15.000. Los empleados del grupo PSA están repartidos entre Vigo, Madrid, y Figueruelas (Zaragoza). La primera es una de las plantas principales para la marca y uno de los principales pilares para la economía gallega, cuenta con 6.000 empleados y suma el 27% de todas las exportaciones de la región.

En cuanto al centro de producción de Madrid, es pionero en la industria del automóvil en España y cuenta con casi 2.000 trabajadores que producen unos 87.000 vehículos al año, de los que gran parte de ellos se exportan al extranjero. Además, el grupo adquirió la planta en la localidad zaragozana que pertenece a la división de Opel y que lleva casi tres décadas en funcionamiento. En la actualidad, tiene algo más de 5.500 trabajadores que fabrican cerca de medio millón de vehículos.