Antonio Huertas, presidente de Mapfre

El sector asegurador ha dado un vuelco tras la fusión de Bankia y CaixaBank. Ahora, el presidente de Mapfre, Antonio Huertas y el de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda tienen que cambiar los papeles en el acuerdo asegurador que más se ha extendido en el tiempo.

Huertas explicaba este martes, en un encuentro organizado por KPMG y Expansión, que la alianza de Mapfre, primero con Caja Madrid en el año 2000 y luego con Bankia “ha sido un largo idilio” que además se ha reafirmado con los años. Pues precisamente en 2018, cuando Bankia compró Banco Mare Nostrum (BMN), la aseguradora se mantuvo como socio principal y estratégico en la venta de seguros del banco en toda la red peninsular.

El presidente de la primera aseguradora española destacaba que el acuerdo es “el más longevo del sector”. Pues ahora solo se hacen pactos de 10 años y como mucho, de 15. También reconocía que ha sido “muy exitoso” y les ha permitido intimar de manera “transparente y satisfactoria”.

HUERTAS QUITA HIERRO AL ASUNTO

Huertas quitaba hierro al asunto señalando que las relaciones entre empresas están firmadas por contratos y como tal, se prevén cláusulas de salida. Una de ellas para cuando hay un cambio de control, como ha ocurrido ahora. En este sentido, el empresario comentaba que cuando llegue el momento de negociar con la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri “será una pena, pero no acaba el mundo”, porque su alianza con Bankia apenas representa un 2% de las primas mundiales.

“El negocio dejará de llegar con seguridad y será mi amigo Garralda el sustituto de Mapfre en las oficinas de Bankia”, destacaba. Hasta ahora, Bankia puede distribuir productos financieros a través de la red de más de 3.000 oficinas de Mapfre y a su vez, la aseguradora es el único proveedor de seguros de Bankia.

Pero en el nuevo CaixaBank se impondrá el negocio de Caixa, que distribuye seguros de vida a través de VidaCaixa y productos de no vida a través de SegurCaixa Adeslas. Y Mutua Madrileña, es desde 2011, el propietario del 50% de esta última. Los buenos resultados obtenidos durante estos nueve años han mantenido la unión.

MAPFRE NO SE QUEDA HUÉRFANO

En este sentido, el directivo aclaraba que Mapfre no se quedará huérfano pues cerró un acuerdo el año pasado con el Banco Santander para ser sus distribuidores oficiales de seguros en España y Portugal, y también lo son de Bankinter y CCM (Grupo Liberbank).

Con todo, la aseguradora líder en España está perfectamente preparada para seguir creciendo, aunque no descartaba buscar un sustituto, pues reconocía que siempre está abierto a oportunidades y seguirán estando atentos a qué cosas pueden hacer en los principales mercados.

El que se mostraba más claro era Ignacio Garralda, que en este mismo encuentro adelantaba que le encantaría cubrir el hueco que deja Mapfre. En concreto “seguir con el acuerdo de CaixaBank, ampliado al nuevo perímetro con Bankia”. Algo que entiende que pasará por febrero o marzo.

YA TIENEN EXPERIENCIA

El presidente de Mutua Madrileña señalaba que se trataría de un tipo de acuerdo donde ya tienen precedentes, refiriéndose a las incorporaciones de Banca Cívica y Banco de Valencia a CaixaBank en 2013, lo que les llevó a ampliar el convenio de dos años antes. Aunque en ese caso “el volumen era menor”.

Garralda también habló de la doble alianza que tiene con el banco catalán, donde además de ser socios en bancaseguros, Mutua es un accionista relevante de Caixabank desde 2017, en concreto posee un 2,2% de su capital. Sin embargo, tras la fusión pasará a tener un 1,6%.

En este sentido, prefirió ser prudente y no especificar si querrá ganar más peso comprando acciones. “Ya veremos si nos mantenemos así y nos sentimos confortable tras la dilución, Caixabank tiene un plan de negocio atractivo”, apuntaba.