El plato fuerte del ’33 Encuentro de Economía Digital y Telecomunicaciones’ celebrado esta semana en Santander llegaba con la clausura del acto. El gran protagonista era el presidente en funciones, Pedro Sánchez. Lo que seguramente no esperaba el líder socialista era una reprimenda en público por parte de Ametic, patronal tecnológica y organizadora del evento.

Y es que Pedro Mier, máximo responsable de la asociación, no se arrugó ante la presencia del presidente. Como invitado especial ante este cruce de propuestas y respuestas se encontraba el directivo de Banco Santander, Rodrigo Echenique, que también se encargó de recordar al jefe de La Moncloa que todas las empresas deben competir en igualdad de condiciones una vez que hacen negocio en el entramado digital.

Aunque el verdadero momento de tensión llegó cuando el responsable de Ametic, mirando fijamente al presidente del Gobierno en todo momento -Pedro vs. Pedro- le lanzó toda la batería de reclamaciones que desde la patronal estiman que el Ejecutivo no termina de abordar. Una de esas cuestiones tiene que ver con la colaboración público-privada, algo que durante los tres días de encuentro se ha citado como un problema recurrente.

El objetivo de Grupo Antolin: transformar el interior de los coches

El camino de la automoción se debe andar despacio. La obsesión actual por los coches autónomos puede confundir a los usuarios. Llegará,...

Pero no ha sido la única propuesta lanzada al aire de manera directa. Pedro Mier le ha pedido a Pedro Sánchez la creación de una vicepresidencia digital. Estima que para que las empresas tecnológicas deban ser tomadas como industria no pueden ser meros consumidores, también deben convertirse en desarrolladores.

Durante la intervención del presidente de Ametic, su expresión corporal era la de quien habla con el respaldo de decenas de empresas. Así, con el logo de todas ellas a la espalda, Pedro pidió al otro Pedro que las propuestas de transformación digital sean algo más que, efectivamente, simples propuestas, y se conviertan en realidades en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

PEDRO RESPONDE A PEDRO

El presidente del Gobierno en funciones, que podría dejar dichas funciones en un par de meses, puede prometer lo que quiera. Le va en el apellido de su cargo y su fugacidad. Por eso, en su discurso para cerrar las jornadas de Ametic, recogió el guante al otro Pedro y asegura que tomará “en serio esta propuesta que me has hecho de arquitectura de Gobierno. Con algún matiz, pero algo parecido habrá“.

En este sentido, ha señalado que su intención también es abrir un debate cuando haya gobierno en torno a la posibilidad de contar con presupuestos plurianuales en lo que se refiere a innovación o reindustrualización. Por eso, con la infinita capacidad de prometer lo que no necesita cumplir, Sánchez ha resaltado la importancia de poder anticipar y planificar las cosas en muchos sectores y, “sin duda alguna”, también en la política. “El poder planificar no con cuatro años vista, incluso con doce años vista”, ha apostillado.

Los dos Pedros han quedado satisfechos tras el encuentro de la economía digital. Uno ha dicho lo que debía, el otro también. Uno pide y el otro promete. Todos satisfechos sin que nadie haya conseguido de verdad su objetivo.