banco nómina

Puede que algún mes nos notemos algo más cortos de dinero. Pueden surgir imprevistos de cualquier tipo que hagan que con nuestro sueldo no lleguemos hasta el próximo cobro. En este caso, lo mejor que podemos plantearnos es pedir un anticipo de nómina a nuestro banco.

Existen ocasiones en que debemos hacer frente a pagos con los que no contábamos o cuyo importe es algo más elevado que lo que pensábamos en un principio. Puede que no necesitemos tanta liquidez como para meternos en un préstamo, pero sí tener algo en el banco para poder hacer frente a determinados cobros que se nos presenten a final de mes.

Si no sabes cómo hacer para poder tener más liquidez a final de mes en un momento puntual, no es necesario meterte en ningún crédito, que cuentan con intereses elevados, ni otras vías de financiación. Siempre puedes solicitar un anticipo de tu nómina. Descubre cómo hacerlo y algunas ventajas e inconvenientes.

Anticipo de nómina: qué es

anticipo de nómina

Un anticipo de nómina es el concepto de que el banco adelante al trabajador el importe que equivaldría a su nómina o salario del mes. Se trata de un préstamos de duración corta que también puede solicitarse a la empresa en la que trabajamos.

En el caso de que nos decidamos por pedírsela al primero, podemos hacerlo en la entidad en la que se encuentra domiciliada nuestra nómina, sea en una cuenta corriente normal o una cuenta nómina que contratemos expresamente para ello.

Además, ya existen opciones en algunos bancos en las que podemos contratar una cuenta corriente que, además, incluya la ventaja de poder pedir un anticipo de nómina. Sin embargo, es necesario conocer las condiciones antes de decidirnos a tomar cualquier decisión que afecte a nuestro dinero.