Paula Echevarría, Susanna Griso, Isabel Pantoja y muchas otras famosas más han tenido que ver las dos caras de la moneda. Todas tienen algo en común, son mujeres mediáticas y seguidas por millones de personas. En ocasiones, el dinero, el poder y la fama están reñidos con la felicidad completa.

Desde siempre se ha tendido a idolatrar a figuras inalcanzables y a veces se convierten en amores platónicos. El problema está cuando se cruza la línea de la idolatría y se vuelve obsesión. Hay quien no se da cuenta que los famosos que ven en la televisión son personas de carne y hueso que tienen una vida detrás del espectáculo, que sienten y padecen igual que cualquiera de nosotros.

Obsesionarte con otro, ya sea famoso o no, puede hacer que la vida de esa persona se vuelva un infierno del día a la mañana y que llegues a tener miedo por tu vida o por la de tus familiares. Eso mismo es lo que les ha sucedido a todas las mujeres que verás a continuación.

Susanna Griso, acosada como Paula Echevarría

Susanna Griso acosada como Paula Echevarría

La presentadora Susanna Griso confesó hace poco que ella también había visto la cara negativa de la fama cuando estaba en el telediario de Antena 3. En la época en la que los móviles no existían el teléfono fijo era el medio de acoso más popular.

Susanna Griso recibía llamadas constantes al teléfono de la redacción impidiéndole poder comunicarse con el resto de trabajadores. El acosador le ponía música para que la escuchase tan solo ella y pretendía estar hablando constantemente con la presentadora.

Después de que también le llegasen cartas del acosador, Susanna Griso decidió hablar con el susodicho y sus padres para que terminase de una vez con la persecución. En esta ocasión, con un toque de atención fue suficiente para que la vida de Susanna volviese a la normalidad.