emprendimiento

Crear un negocio en internet, y ponerlo en práctica a través de las redes, requiere una serie de conocimientos informáticos y de programación, sí, pero también de un empuje y mucho esfuerzo. ¿A ser emprendedor se aprende? Sí y no.

Hablamos con Pau García Milà, uno de los jóvenes emprendedores que ha conocido todos los estadios del emprendimiento y que puedes conocer en su sitio web. Ahora está inmerso en un proyecto de formación especializada para emprendedores. El objetivo de esta plataforma, según el propio impulsor, es ofrecer un entorno completamente adaptado a los ritmos actuales, con toda la formación que consideran necesaria para llevar a buen puerto un proyecto de negocio.

Autoempleo: ¿cómo evitar el humo?

Emprender en internet actualmente, como hizo Pau García Mila apenas superada la adolescencia, es una alternativa muy atractiva para muchas personas, sobre todos en jóvenes y personas a partir de los 45 años, que ven cómo las opciones de empleabilidad se esfuman. Asimismo, se ha constatado que, en esta época de crisis económica y desempleo existe cierta disposición a generar uno mismo la oportunidad laboral a través del autoempleo y el emprendimiento. Sobre todo en Internet, donde se tiene la falsa sensación, explica el joven emprendedor, de que las barreras de entrada y los costes son menores.

El empresario fundador de la escuela para emprendedores Founderz, pone el foco en evitar las soluciones milagrosas y los cursos que prometen cambiar la vida y ganar sin esfuerzo. Además de visión de negocio, que remarca, se puede “entrenar”, es imprescindible contar con una serie de conocimientos sobre precio, rentabilidad, marketing y negociación.

Apunta especialmente al boom que ha vivido el conocido como dropphising: montar una tienda online y revender artículos. También alerta de la proliferación de negocios multinivel y sus riesgos. Su caso es paradigmático de una generación, los milenials, que se han visto forzados a la reinvención continua en sus carreras profesionales. En su caso, tuvo desde adolescente claro que los suyo era emprender.

El largo e intenso camino de Pau García-Mila Pujol

El joven emprendedor Pau García-Mila Pujol, nacido en Olesa de Monserrat el 22 de junio de 1987, estudió en la Universidad de Cambrige, y en el campus universitario catalán de Barcelona en ESADE, una escuela de negocios.

Cuando contaba con tan sólo 17 años, gracias a sus conocimientos y experiencias en las nuevas tecnologías, emprendió su primer proyecto: eyeOS. Se trataba de una empresa pionera en el desarrollo de soluciones de virtualización. Se trataba de un escritorio web con aplicaciones propias, y con espacio de almacenamiento.

Había creado un escritorio virtual online innovador, de uso casi instantáneo para cubrir servicios que el público necesita. Haciendo balance de su trayectoria, García remarca que, precisamente en esa búsqueda de  dar nacimiento a algo único y novedoso, fácil de manejar para el usuario, es donde se tiene que centrar cualquier emprendedor en la actualidad. Reconoce que es una de las bases con las que trabaja como consultor de negocios e inversor.

Finalmente, eyeOS fue adquirida por Telefónica (2014), para dejar de comercializar el producto 2 años más tarde. Pau, empresario incansable, creó entonces una nueva red social: Bananity (2011). Tuvo una vida de tan sólo 4 años, debido a la popularidad que adquirieron otras redes como Facebook y Twitter, explica el consultor. Preguntado si lo considera un fracaso, remarca que como producto sí, pero no como proyecto. Para él, el fallar es parte de la formación real del emprendedor. Un baño de realidad.

Su espíritu emprendedor, el año antes del cierre de Bananety, le lleva a crear IdeaFoster, una escuela online de emprendimiento, orientada ayudar a futuros emprendedores. A través de esta nueva plataforma se inició en proyectos de formación para ejecutivos, con cursos cortos y prácticos, de forma online, estructurados en bloques temáticos, que abarcan desde la Idealización, el Aterrizaje de Ideas, los diferentes Modelos de Negocio, así como, crear Páginas Web, conocimiento en Aspectos Legales, y Técnicas de Comunicación y Marketing. Sería el punto de contacto e inicio de su labor como consultor de negocios, y las bases para crear Founderz, su última gran apuesta personal que ha logrado convenios con empresas de primer orden y organizaciones como la Fundación Princesa de Gerona.