partner
¿Te has planteado ser partner? Esta oportunidad de negocio puede cambiar tu vida

Las grandes compañías suelen tener pequeños proveedores para desarrollar su principal actividad. Se trata de socios que realizan trabajos puntuales y que, si hacen un buen trabajo, pueden continuar creciendo junto con la empresa. Normalmente se trata de pymes que proporcionan una respuesta a una necesidad nueva, y a las que conocemos como partners.

Pueden ser consultorías de temas determinados o empresas especializadas en algún elemento constructivo o tecnológico surgido a raíz de un estudio de I+D, por ejemplo. Pero existen otras muchas opciones. Una bastante interesante consiste en ser partner de la plataforma Shopify, encargada de procesar pagos en línea y sistemas de punto de venta.

partner

Prueba tus capacidades allá donde lo desees

El hecho de que sean productos y servicios adaptados a países distintos es una excelente idea. Hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones las normativas difieren, incluso dentro de Europa, por lo que algo que fracasa en un sitio puede ser muy fácil de implementar en otro. El proveedor tan solo debe desarrollar su capacidad de reinventarse y adaptarse.

Aquellos que reúnan ese perfil pueden triunfar como partner sin problema alguno, y hacerlo con grandes empresas plenamente asentadas en el mercado. Para quienes puedan estar interesados, en el siguiente enlace se ofrece toda la información sobre cómo ser partner de Shopify.

¿Cómo ser partner? Descubre las principales formas de acceder a las empresas

Normalmente, las grandes empresas seleccionan directamente a sus proveedores, según las necesidades que tienen a partir de su propia lista de proveedores (en muchos casos se puede entrar en ella simplemente rellenando un formulario mediante su web). Quienes se muevan en conceptos innovadores tendrán en el departamento de proveedores a su mejor interlocutor.

Para llegar a los responsables de innovación o de tecnología existen distintas vías. Una de ellas son los encuentros profesionales. Una vez que se empieza a tener usuarios dentro de la empresa, es bastante más fácil comenzar a hablar con los superiores y escalar para llegar a la firma de acuerdos.

Otra de esas vías son los cluster, que consisten en asociaciones de empresas que se encuentran en el mismo nicho o sector de actividad y que compiten entre ellas. Habitualmente los proyectos sobrepasan las capacidades de una empresa única, es decir, es bastante complicado que una compañía del sector aeronátuico  espacial haga todo lo necesario para fabricar un avión, por ejemplo.

Aunque puede haber un integrador o socio principal, todo se encuentra dentro de una cadena de suministro. Y cuanto mayor valor tenga la innovación en un sector determinado, más efectivos serán los cluster (por ejemplo en las energías renovables, el sector sanitario, el biotec, etc.). En aquellos sectores en los que las eficiencias se consiguen en base a precios, los cluster no aportarán valor.

Finalmente, los proyectos europeos son otra puerta de entrada a las grandes multinacionales. Se trata de proyectos de investigación sobre áreas de innovación determinadas, en las que pymes y multinacionales trabajan juntas.