Parter Alcoa

Parter ha calmado, en cierto modo, a los trabajadores de Alcoa en A Coruña y Avilés al transmitir su intención de “quedarse”. Esta afirmación, trasladada a los sindicatos, llega días después de que sólo garantizara dos años de empleo y condiciones salariales a estos trabajadores.

En la reunión celebrada en la mañana de este martes, según informan fuentes consultadas por Europa Press, el fondo suizo, con un preacuerdo para la compra de las dos factorías, ha señalado que su voluntad es dedicarse a la producción de aluminio de alto valor añadido, para los sectores de automoción y aeronáutica.

Alcoa

Los trabajadores de Alcoa lo tienen claro: Quantum antes que Parter

Alrededor de 400 trabajadores de la planta avilesina de Alcoa se han manifestado frente al Ministerio de Industria. La plantilla solicita el...

Además, de acuerdo con estas fuentes, Parter ha apuntado que si hay arranque de las cubas de electrolisis “tendría que contratar a más gente”.

En la mañana de este martes ha tenido lugar la comisión de seguimiento con representación del Ministerio de Industria como oyente, la empresa, Parter y las organizaciones sindicales.

A continuación, sin tiempo siquiera para comer, ha dado inicio otro encuentro entre representantes de los trabajadores y Alcoa (cita que fue pospuesta por dos ocasiones, desde el viernes pasado).

El plazo previsto para encontrar una solución al conflicto de la multinacional, que quiere vender sus fábricas de A Coruña y Avilés, culmina este domingo 30 de junio.

PROTESTAS Y LA OPCIÓN DE QUANTUM

Alrededor de 400 trabajadores de la planta avilesina de Alcoa se manifestaron frente al Ministerio de Industria. La plantilla solicitó el estatuto electrointensivo prometido por la ministra en funciones, Reyes Maroto, para la viabilidad de las plantas de Alcoa en Avilés y La Coruña. Los empleados también dejaron claro que prefieren la apuesta de Quantum antes que la de Parter.

También han reivindicado que se replantee la posibilidad de adjudicar ambas plantas al fondo de inversión alemán Quantum, que ha asegurado la permanencia de todos los trabajadores, y no al fondo suizo Parter, con el que hay un preacuerdo y que, según los manifestantes, ofrece viabilidad económica “solo durante los próximos dos años”. La venta se hará efectiva el día 30 de junio.