A la espera de la autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre la opa lanzada por EQT, GBL y Alba Europe a Parques Reunidos, la situación en el mercado español del gigante es agridulce. Los números rojos de Parque de Atracciones de Madrid amargan este año su 50 aniversario y la situación solo queda ligeramente compensada por los beneficios del Parque Warner.

En el último ejercicio fiscal cerrado a 30 de septiembre de 2018, el Parque de Atracciones de Madrid disminuyó el número de visitantes y los ingresos en relación al anterior año. Su cifra de negocio alcanzó los 34,41 millones de euros, un 1,1% menos. Se trata del dato más bajo de los últimos diez años. Dentro de estos, los ingresos en taquilla descendieron un 6,49%, hasta los 14,5 millones de euros, mientras que los de restauración bajaron un 2,9%, situándose en 4,9 millones.

Evolución de las ventas de Parque de Atracciones de Madrid, según InsightView.

Desde hace años, el parque de ocio está inmerso en los números rojos. Su beneficio neto cayó un 36,2% hasta los 86,14 millones de euros de pérdidas, según datos del registro mercantil recogidos por Insightview.

Parques Reunidos estima que en 2019 “continuará con la realización de nuevas inversiones y será posible una mejora del número de visitantes, así como del ingreso por visitante consolidando la posición de liderazgo del parque en el sector de ocio de la Comunidad de Madrid”. Estos ejercicios se está logrando una mayor desestacionalización en la consecución de los ingresos gracias al impacto que está teniendo la celebración de Halloween en el mes de octubre.

Es preciso recordar que el convenio de concesión del Parque de Atracciones para su explotación fue suscrito por el Ayuntamiento de Madrid el 20 de octubre de 1967 por 35 años. Posteriormente, el 29 de abril de 1992, se modificó y el plazo de concesión se amplió 24 años hasta 2016. Esta modificación también fijó el canon de explotación que en los años 2017 y 2018 ascendió a 346.000 euros cada uno de los dos ejercicios.

LA WARNER SALVA EL NEGOCIO EN ESPAÑA

Parque Warner es la antítesis del Parque de Atracciones de Madrid. En el ejercicio 2018 ha incrementado el número de visitantes así como los ingresos, gracias, en parte, a la ampliación de las instalaciones del parque acuático Warner Beach.

El aeropuerto de Jerez: historia del último despilfarro aéreo

Regresa la época del despilfarro aéreo. O quizás nunca se fue. El aeropuerto de Jerez y su futura ampliación encarnan el último...

Así, el pasado ejercicio el parque de ocio registró una facturación de 60,67 millones de euros, un 16,2% más que en 2017. De estos, 33,6 millones se corresponden a los ingresos por venta de entradas, 18,5 millones a la restauración y 8,4 millones a merchandising. Se trata del quinto año de crecimiento y supone casi la mitad de los ingresos de Parques Reunidos en España, que alcanzaron el récord de los 144 millones de euros, tras registrar un crecimiento del 4,1%.

La sociedad ha establecido unos objetivos de crecimiento para 2019 y prevé continuar con su política de mejora de infraestructuras e incremento de la calidad de productos

Cabe recordar que el Parque y Warner Bros tienen suscrito un contrato de licencia y uso de la marca Warner por el cual la compañía satisface a éste un canon anual que se obtiene como un porcentaje de los ingresos anuales del Parque. Este contrato incluye compromisos de inversión en mantenimiento y nuevas atracciones que deben acometerse por periodos de tres años por un importe equivalente a un 8% de los ingresos brutos del Parque o un mínimo de 3,2 millones de euros si este importe fuese superior.

Por otro lado, la política de Parques Reunidos ha cambiado en España. La compañía revisó su estrategia de desarrollo de centros de ocio interior y decidió resolver los contratos para la apertura de tres centros, uno de ellos Madrid (en Príncipe Pío). Además, el pasado año el Ayuntamiento de Madrid decidió no renovar la concesión del teleférico de la capital.

LA OPA SOBRE PARQUES REUNIDOS

A principios de julio, la Comisión Europea dio luz verde a la adquisición del grupo de ocio español Parques Reunidos por los fondos EQT, GBL y Alba Europe al concluir que la operación no tendrá un impacto negativo en el espacio económico europeo.

El pasado 11 de junio, la CNMV admitió a trámite la opa por el grupo de ocio Parques Reunidos. EQT, GBL y Alba Europe solicitaron el pasado 24 de mayo la autorización previa para la opa voluntaria sobre el 55,79% de Parques Reunidos, junto con cinco avales por más de 630,65 millones de euros que garantizan la totalidad de la contraprestación ofrecida.

Corporación Financiera Alba (a través de Alba Europe) y GBL (a través de Miles Capital) anunciaron el 26 de abril un acuerdo con el fondo sueco EQT para lanzar la opa por la compañía, a razón de 14 euros por título, que valora el grupo de ocio en 1.130 millones de euros. La oferta de compra se lanzó a través de la sociedad Piolin BidCo, creada por las oferentes para la operación, que se reparte entre EQT (50,01%), Miles Capital (23,96%) y Alba Europe (26,03%).

Parques Reunidos obtuvo un beneficio neto de 13 millones de euros en su último ejercicio fiscal, cerrado el pasado 30 de septiembre, lo que supone un aumento del 14,5% respecto al ejercicio anterior. Los ingresos del grupo se situaron en 583,1 millones de euros, lo que supone un aumento del 0,6% en comparación con el año anterior.