La Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) ha destacado este martes que los datos de paro de 2020 confirman que concluye un año “horrible y terrible” en destrucción de empleo, con un tejido empresarial “asfixiado”.

“Un año de pandemia con más paro y menos empresas y que marcará menos autónomos con los datos de último día de mes. Un año de los peores que hemos tenido, amortiguado por los mecanismos que se han puesto en marcha”, ha asegurado en un comunicado el presidente de ATA, Lorenzo Amor, quien ha advertido de que el primer trimestre del año será “muy complicado” por la tercera ola de la pandemia.

Amor indicó que los mecanismos de protección están funcionando, pero abogó por “prorrogarlos, mejorarlos y poner en marcha más”, con ayudas directas a los sectores más afectados. “El Gobierno debe facilitar el acceso a la prestación por cese de actividad a los autónomos que no la solicitaron en marzo, porque no la necesitaban, pero que ahora sí la necesitan y no les está permitido”, afirmó. Asimismo, apostó por no esperar “al último minuto de enero” para aprobar estas prórrogas, ya que el primer trimestre del año 2021 va a ser “nefasto”.

En cuanto al impacto de la crisis en los autónomos, en 2020 la cifra de autónomos en España se ha incrementado en 2.320 personas, hasta alcanzar los 3.271.408 autónomos. Sin embargo, son sólo 7 las comunidades autónomas que han acabado el año con saldo positivo en las cifras de afiliación de autónomos.

Andalucía lidera este incremento positivo, con un aumento porcentual en 2020 del 1,7% (+9.060 autónomos), seguida de la Región de Murcia, que aumenta sus cifras de autónomos en un año en un 1,2%.

Por el contrario, las mayores pérdidas porcentuales anuales las registran La Rioja y Aragón, con una caída del -1,6% de sus autónomos en 2020.