El Parador de Aiguablava ha reabierto sus puertas tras una profunda remodelación que ha durado tres años y una inversión de más de 17 millones de euros.

Según ha asegurado la cadena hotelera pública, el Parador, que se levanta sobre el acantilado de la Punta d’es Muts, en una de las calas de la Costa Brava, ha reabierto cumpliendo “los estrictos procedimientos de higiene y distanciamiento” que ha establecido la compañía en sus 98 establecimientos para garantizar la seguridad de clientes y empleados en todas las instalaciones.

Paradores ya tiene abiertos todos sus hoteles y espacios gastronómicos. Los establecimientos han permanecido cerrados desde el 15 de marzo ante la pandemia de coronavirus, aprovechando los meses de cierre para reforzar todos sus protocolos de higiene y seguridad.

REFORMA INTEGRAL

La reforma integral del Parador de Aiguablava se ha llevado a cabo en todas sus instalaciones mejorando la imagen del edificio con una nueva fachada más vanguardista y seis plantas con 78 habitaciones que han sido totalmente rediseñadas y redecoradas.

Las zonas exteriores se han mejorado con un solárium, terrazas y una piscina de temporada que cuenta con unas vistas al mar Mediterráneo. También se ha construido un nuevo spa y un gimnasio panorámicos. “Con esta profunda remodelación se han eliminado todas las barreras arquitectónicas mejorando la accesibilidad en todo el parador”, ha remarcado la cadena.

ARTE CONTEMPORÁNEO CATALÁN

Más de 200 obras cuelgan de sus paredes con representación de obra gráfica y óleos de la talla “Monegros” de José Beulas, “Cennino Cennini o el libro del arte” de Modest Cuixart o una pintura abstracta de Joan Hernández Pijuán.

El Parador de Aiguablava ha querido aunar esta obra de la colección artística de la cadena hotelera para homenajear a los grandes del arte contemporáneo catalán: Salvador Dalí, Rafael Durancamps, Antoni Clavé, Josep María Subirachs, Antoni Tápies o Joan Miró, son sólo algunos de los artistas que se pueden encontrar en este parador.