bioindustria-papel-economia-circular

La Estrategia Española de Economía Circular (EEEC), aprobada este martes por el Consejo de Ministros, supone un importante avance hacia un modelo económico sostenible, basado en un mejor y más eficiente uso de los recursos. Por eso, la bioindustria papelera representada en Aspapel (Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón) ha acogido esta estrategia como una gran oportunidad para un sector que lleva la economía circular en el propio ADN del papel y que, en la actualidad, puede presumir de ser el máximo exponente de este modelo industrial.

El papel es una bioindustria basada en un recurso natural y renovable —la madera— que se cultiva en plantaciones. El sector fabrica productos reciclables que se reciclan masivamente. Y las fábricas de celulosa y papel son muy eficientes en el uso de agua y energía y en la gestión de los residuos de fabricación.

En la UE, región líder en el mundo en reciclaje de papel y cartón, la industria papelera española es la tercera más recicladora, después de Alemania y Francia en volumen de papel reciclado, empatada con Italia.

asociacion-mundial-biomasa

La Asociación Mundial de Bioenergía insiste: “La biomasa está infravalorada en España”

Pese al inmenso potencial que tiene la biomasa agroforestal para usos energéticos en un país como España, el...

Por otro lado, España ha sido pionera en legislar sobre el fin de la condición de residuo del papel recuperado, lo que supone para toda la cadena del reciclaje de papel y cartón una gran oportunidad para garantizar la calidad de la materia prima, reducir la burocracia y eliminar barreras a la libre circulación. En este sentido, la directora del Foro Español de Papel para el Reciclaje, Andrea Orallo destacaba que “este nuevo instrumento legal ayudará a profesionalizar y modernizar el sector, mejorar el circuito español de reciclaje de papel y cartón y fortalecer el concepto de economía circular”.

Aunque la nueva regulación, que data de mayo de 2020, hasta ahora solo es aplicable en España, Aspapel espera sentar las bases para regulaciones similares que se están desarrollando en otros países europeos y así contribuir a una mayor armonización en toda Europa.

De vuelta al modelo circular, la madera utilizada en la fabricación de papel en España es en su práctica totalidad (96%) madera de procedencia local y mayoritariamente certificada (59%). Las plantaciones de madera para el sector, que se están continuamente regenerando y replantando, generan más de 5.500 empleos directos y casi 17.700 indirectos en el ámbito rural.

El sector papelero es líder en producción y utilización de energía renovable procedente de biomasa (una tercera parte del combustible que utiliza el sector es biomasa y biogás). El 79% de los residuos de fabricación se convierten de nuevo en recursos en el uso directo agrícola o como compost, reciclados como materia prima en otras industrias o bien vía valorización energética en la propia fábrica o en otras industrias, en un perfecto ejemplo de simbiosis industrial.

La elevada demanda de energía de los procesos productivos de la industria papelera la sitúan en los puestos de cabeza en importancia en el camino hacia la descarbonización. Las fábricas del sector producen la mayor parte de la energía que utilizan en eficientes plantas de cogeneración con 1.086 MW de potencia instalada. El 70% del combustible utilizado es gas natural y el 30% biomasa y biogás.

La industria europea del papel plantea en su Hoja de Ruta 2050 el objetivo de reducir las emisiones de CO2 en un 80% e incrementar la creación de valor añadido en un 50%, para liderar la bioeconomía baja en carbono, en la que el sector es pionero.

La bioindustria circular del papel, representada por Aspapel, fue uno de los firmantes en 2017 del Pacto por una Economía Circular impulsado por, los denominados entonces Ministerio de Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINEICO), con el compromiso de seguir progresando en el camino de la economía circular.

De acuerdo con la EEEC, denominada ‘Estrategia España 2030’, se busca superar la economía lineal e impulsar un nuevo modelo de producción y consumo en el que el valor de productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible, así como minimizar la generación de residuos.

En concreto, la EEEC marca los objetivos para la próxima década a nivel general y en particular en seis sectores a los que considera estratégicos para este fin, como son los de la construcción y demolición, agroalimentación, industria en su conjunto, bienes de consumo, turismo y textil y confección.