LG

LG no quiere quedarse atrás en el despliegue de las renovables en España. El fin del impuesto al sol y una regulación favorable en este sentido hacen que el mercado nacional se convierta en un dulce de lo más apetecible para algunas empresas. Las alertas sobre la necesidad de salvar el planeta son constantes. Los datos apuntan que consumimos más recursos de los que la Tierra es capaz de producir. Estamos en déficit planetario.

A pesar de su reciente llegada a España en el sector renovable, LG cuenta con cierta experiencia en el negocio de los paneles solares. Su recorrido de 30 años en el sector y este nuevo mercado se añaden a su reto empresarial: potenciar el uso de energías limpias en todo el mundo. La necesidad de producir energía propia es imperiosa. Los datos aportados por LG señalan a España como el país que más energía recibe del mundo y el peor en producción.

Las nuevas soluciones de LG se las prometen muy felices. El intento de LG por “democratizar la tecnología” consiste en que los ciudadanos puedan disponer de energía ilimitada en su hogar. El precio que pagamos por kilovatio/hora en la factura de electricidad va desde los 10 a los 15 céntimos de euro. Desde del Instituto de la Energía de la Universidad Politécnica de Madrid, la Dra. Estefanía Caamaño, asegura que a la fotovoltaica le salen las cuentas. Y frente al precio del kw/h de las facturas tradicionales, la competencia es dura con un precio de alrededor de 5 céntimos el kilovatio.

Iberdrola

Iberdrola asume que las renovables ya son rentables y competitivas

La transición energética que deben afrontar todos los países requiere de compromisos firmes por parte de las empresas; pero también, cómo no asumirlo, de...

Los modelos que presenta el gigante asiático son tres. NeON 2, NeON R y NeON 2 Bifacial. Cada uno enfocado a un uso determinado. El NeON 2, que cuenta con un exclusivo diseño en negro mate, es el más indicado para uso residencial, tanto por sus prestaciones como por la estética. El NeON R, se postula como la mejor solución para particulares por su elevado rendimiento. El modelo más innovador, NeON 2 Bifacial, capaz de generar energía por las dos caras de la placa y aumentando así un 30% la potencia de la placa.

LG
Presentación de los nuevos productos de LG en COAM (Madrid)

La eficiencia energética del modelo NeON R es del 21,4% en sus 60 células monocristalinas. Las dos caras del NeON 2 Bifacial superan estos límites hasta alcanzar un 24,3% y 514W en condiciones óptimas. La más baja en cuanto a eficiencia se refiere es la NeON 2 (19,8%), aunque resulta el modelo más vendido de la compañía.

Las cifras tratan de consolidar un ambicioso proyecto LG: convertir los parkings exteriores en centrales energéticas. Con los nuevos paneles, NeON 2 Bifacial, que según la compañía son “ideales para espacios abiertos”, se podría conseguir este reto. Estas placas bifaciales reciben la luz por la parte superior y la generación de energía es pura, mientras que la cara más oculta capta la luminosidad.

Y EN MI CASA, ¿CUÁNTO ME CUESTA?

Una vivienda unifamiliar. Una instalación de 20 placas, con batería, inversor y sumado a esto, la instalación. El presupuesto estimado por LG ronda los 15.000 euros. La potencia aproximada  está por encima de los 7 Kw, aunque explican que si se añade un acumulador, llegaría sin problema a los 12 Kw.

La reciente llegada de los paneles a España, en este 2019, hace que todavía no haya ninguna instalación hecha. Pero, desde LG aseguran a MERCA2 que se están dando los primeros pasos en España, y se están cerrando varias promociones urbanísticas en Madrid, que contarán con paneles de la marca de forma inmediata.

Según aseguran desde LG, a partir del cuarto o quinto la energía sería gratis. Sus expectativas están muy altas, porque aseguran que la legislación y la tecnología están del lado de la energía fotovoltaica.  Tanto es así que para 2028, estiman que las células fotovoltaicas serán mucho más baratas que la energía fósil.

Otra de las dudas que surge es cómo hacer la instalación. Las tiendas elaboran un proyecto, incluso las más pequeñas, de barrio, pueden hacerlo, sin necesidad de un arquitecto especialista. Esto puede provocar cierta desconfianza de cara al consumidor, ya que no son especialistas los que se encargan de la puesta a punto de los paneles.