Paloma Martín, consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad.

La Comunidad de Madrid continúa con su estrategia de atajar el problema de la vivienda en la región. Así, ha impulsado dos iniciativas que impactan directamente en la actividad económica, suponen la reactivación del sector de la construcción y generan un ahorro cercano a los 200 millones de euros.

En una entrevista para MERCA2, Paloma Martín, consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, asegura que tanto la reforma de la Ley del Suelo, como la venta de parcelas de propiedad pública, impulsan el sector de la construcción, que supone el 20% del empleo en la Comunidad de Madrid, y proporcionan una mayor capacidad de acción a las empresas. Se trata del sector “más influyente, por lo que reactivarlo resulta esencial en estos momentos”, apunta.

Con la aprobación de la ley para reducir las licencias urbanísticas e introducir la figura de declaraciones responsables, la consejera celebra que “ganamos competitividad respecto a otros países de la Unión Europea que cuentan con plazos de obtención de licencias más cortos, y ahorramos dinero porque la demora en los plazos se traduce en pérdidas para ciudadanos, promotores y ayuntamientos, superiores a los 200 millones de euros”.

La segunda iniciativa aprobada es la puesta de suelo público a disposición del mercado. “Ofrecemos suelo para edificación de vivienda, libre y protegida, para uso industrial que puede destinarse a fábricas, distribución o transporte y parcelas para oficinas y usos comerciales. Más de un millón de metros cuadrados que contribuirán a una bajada de precios”.

MÁS SUELO PÚBLICO HASTA 2023

La titular de la consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad explica que tienen previsto sacar a concurso público hasta 2023 un total de 193 parcelas ubicadas en 20 municipios de la región, que están listas para edificar.

Estas parcelas suman una superficie global cercana al millón de metros cuadrados, y un valor de mercado que asciende a los 256 millones de euros. Según Paloma Martín, ya se han puesto a la venta 19 parcelas en cuatro municipios.

Además, durante este trimestre se están licitando 61 parcelas más en otros diez municipios. “Lo hacemos mediante un proceso de licitación pública, transparente, con tasaciones independientes y se adjudica al mejor precio”, añade la consejera.

En este sentido, explica que las parcelas patrimoniales que salen a concurso público tienen diferentes finalidades. De ellas, 86 son para la edificación de vivienda, tanto libre como protegida; 66 parcelas para oficinas y usos comerciales y hoteleros, entre otros; y 41 parcelas para destinarlas a uso industrial.

Por otro lado, el suelo que se destina al Plan Vive es residencial en su totalidad. “Proporcionar suelo al mercado es clave. Damos valor al suelo para que la industria se instale, para servicios, para vivienda, incluida de protección. Los modelos que apuestan por tener el suelo cautivo, improductivo, conducen al encarecimiento del precio de las viviendas y a que las inversiones se vayan a otros lugares”, afirma Paloma Martín.

ESPAÑA A LA CABEZA DE VIVIENDA PÚBLICA

La Comunidad de Madrid se posiciona como la ciudad con el mayor parque de vivienda pública existente en España. Una de cada seis viviendas protegidas en España está en Madrid. Y con el Plan Vive se levantarán en los próximos tres años 15.000 viviendas en régimen de arrendamiento en suelo público, repartidas en 43 municipios de la región. Se trata de “la mayor oferta en estos momentos existente en Europa”, insiste la titular de Medio Ambiente.

Además, la nueva ley conlleva una reducción en los tiempos. Por un lado, ciertas licencias urbanísticas se sustituyen por declaraciones responsables y, por otro, actuaciones relacionadas con las reformas, como el cambio de la instalación eléctrica, aire acondicionado o puertas y ventanas, ni tan siquiera van a precisar de declaración responsable.

Para Martín, “esto liberará a los ayuntamientos de la tramitación de algunas licencias para centrarse en aquellas que mantienen la figura del control, ya sea previo cuando es exigible la licencia urbanística, o posterior para el caso de la declaración responsable. Desde el gobierno de la Comunidad de Madrid hemos entendido que no tenía sentido que el plazo medio de concesión de algunas licencias estuviera entre los 12 y 18 meses, lo que nos restaba competitividad respecto a otros países de la Unión Europea que contaban ya con plazos de obtención de licencias más reducidos, como Francia con 20 días de media o los países nórdicos, en los que prevalece la declaración responsable”.

Dependiendo del ayuntamiento, el retraso puede elevarse hasta los 18 meses, lo que genera pérdidas económicas a los promotores, a los propios ayuntamientos que dejan de ingresar el IBI y a los particulares que sufren retrasos innecesarios. Con esta modificación, solo en licencias de primera ocupación, la Comunidad de Madrid estima unas pérdidas de 70 millones de euros.

“Si queremos que las instituciones sean eficaces, hemos de contar con normas eficientes y trámites simplificados. Tenemos que poner el acento en aquellas reformas legislativas que mejoren nuestra competitividad”, critica la consejera.

MADRID NUEVO NORTE

El proyecto tiene un impacto en la ciudad y la región “sin precedentes. La ciudad cierra una brecha histórica y regenera espacios en desuso para ponerlos al servicio de la ciudad. Por su parte, la Comunidad de Madrid ganará un nuevo nudo de comunicación conectando la alta velocidad, con nuevos intercambiadores en Chamartín y la Paz. Y sumará un nuevo pulmón verde conectando el nuevo Parque Central con los parques del norte de la región y con kilómetros de carril bici que llegarán a municipios como Colmenar Viejo”, insiste la consejera.

A principios del próximo año arrancarán las obras de Adif para el cubrimiento de las actuales vías del tren donde luego se levantará el gran Parque Central de Madrid Nuevo Norte. Una vez firmados los convenios entre administraciones, se dará inicio a la construcción de Madrid Nuevo Norte, comenzando por las obras el Parque Central.

“Madrid Nuevo Norte posiciona, una vez más, a la Comunidad de Madrid como palanca de desarrollo, generación de riqueza y atracción de talento. Madrid Nuevo Norte es la ambición de tener una ciudad aún más abierta, ecológica, moderna, sostenible y humana. Un referente del urbanismo que incorporará las últimas tendencias en movilidad, eficiencia energética y sostenibilidad ambiental”, concluye la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid.