Como cada viernes, en MERCA2 analizamos alguna compañía que haya dado que hablar a lo largo de la semana en Bolsa. Normalmente, nos centramos en una sola empresa, pero en estas jornadas la actualidad nos lleva a hablar de un sector, que además es el más representativo del Ibex 35, el bancario.

Desde luego, a los inversores no les gusta el principio de acuerdo entre PSOE y Podemos anunciado el martes tras las elecciones generales celebradas el domingo y optan por vender. Esta es, sin duda, la semana en la que los bancos no amaron a Pablo Iglesias.

Sin pena ni gloria, el lunes fue una jornada de escasos movimiento en el Ibex 35 y cerró la sesión con una leve pérdida (-0,06%). Fue el martes cuando la cosa se complicó. Las palabras de Pedro Sánchez anunciando que Pablo Iglesias será vicepresidente del Gobierno calaron en la Bolsa española.

Entre el martes y el miércoles, los bancos perdieron más de 6.000 millones de euros en capitalización bursátil, si bien es el sector más sensible a la política que podría impulsar este gobierno de coalición. El jueves, al menos Caixabank y Liberbank lograron rebotar tímidamente. 

UNICAJA SE HUNDE

La entidad más afectada es Unicaja, sus acciones han perdido en 3 días un 10%. Bankia le sigue de cerca. Es el valor más castigado del Ibex 35 en lo que va de año, con pérdidas de más del 30% y estas últimas sesiones se ha dejado más de un 8%. Le siguen Sabadell, Bankinter con retrocesos de más del 6%. Caixabank y Liberbank, superando el 5% de caídas y Santander del 4%. BBVA es el que menos sufre (-4%) y el único de los bancos que se mantiene en el conjunto del año al alza.

En este sentido, Nuria Alvarez, analista de Renta 4 destaca que el sector bancario puede verse perjudicado desde un punto de vista regulatorio/impositivo. Pero considera que las caídas “han sido excesivas” si se tiene en cuenta que es un riesgo que no necesariamente se tiene porque materializar.

Es decir, aunque se haya llegado a un pre – acuerdo, ahora tienen que lograr los apoyos necesarios para lograr formar un Gobierno “estable”. Una vez que se forme el Gobierno, habrá que ver qué medidas son capaces de sacar adelante y en qué grado.

Desde IG, Sergio Ávila explica que el mayor temor de los inversores es la aplicación de nuevos impuestos al sector y reduzca “aún más” las bajas rentabilidades que ya presenta en un entorno de tipos de interés muy bajos. “El mercado no esperaba para los bancos unos gravámenes superiores” y que salgan de nuevo a escena ponen nerviosos a los accionistas. Un impuesto directo a los bancos como propone Podemos para pagar el rescate de las cajas de ahorro es algo que los inversores “temen”.

Además, el Partido Socialista lleva en su programa electoral una subida del Impuesto de Sociedades y un impuesto del 0,2% a las transacciones financieras para la compra de acciones españolas, que afectará “sobre todo a las empresas más grandes” como los bluechips españoles.

Para, Joaquín Robles de XTB los dos partidos políticos defienden un aumento del gasto público y una mayor presión fiscal. Estas medidas pueden desencadenar en un “menor crecimiento, un mayor endeudamiento y una desviación del déficit”.

Además, Podemos “ha sido muy crítica” con las empresas del Ibex 35, acusándolas de no pagar los impuestos que les corresponden. “Más especialmente con la banca”, ya que considera que deben devolver las ayudas que el Estado inyecto a las cajas de ahorros, subiéndoles los impuestos.

En este entorno de tipos cero, donde los bancos tienen dificultades para incrementar los beneficios, si sufren una subida de impuestos, “podrían limitar todavía más sus beneficios”. Este es el escenario que están descontado los inversores, destaca.

¿SALIR O ENTRAR?

Desde Renta 4, apuntan a que las caídas “dan más una oportunidad de entrada que de salida”, sobre todo si se plantea un escenario base en 2020 en el que se den avances adicionales en materia comercial (Estados Unidos-China, Estados Unidos – Europa), Brexit y un freno en el deterioro de perspectivas de crecimiento de ciclo económico.

Asimismo, “no hay que olvidar” el efecto positivo de las medidas del BCE sobre los bancos y la recuperación del Euribor hasta la fecha desde los mínimos marcados en agosto, lo que ha propiciado que el Euribor a 12 meses esperado para los próximos años cierre en positivo en 2023 (vs 2025 previsión anterior).

Sin embargo, el de IG destaca que el bancario es un sector “del que habría que alejarse” desde el año pasado y, a pesar de los rebotes, no es momento para entrar. Las medidas del BCE en cuanto al tiering “podrían ayudar a mejorar las rentabilidades”, pero hay riesgos en la economía mundial que pueden causar volatilidad en los sectores más cíclicos, como las negociaciones comerciales.

El índice sectorial BCN Bancos mostraba una mejoría tras el último rebote, pero en ningún caso ha llegado a superar “la resistencia de los 777 puntos”, cuya superación estima clave para empezar a ver “de verdad” que los inversores muestran interés por el sector y que comienza a ser una alternativa en la que posicionarse.

De hecho, el sectorial se encuentra en zona de soporte importante: la pérdida de los 696 puntos (nivel clave a corto plazo) lo que podría provocar “una aceleración de las ventas” hacia la zona de los 642 puntos y traducir en grandes ventas en las acciones del sector.

BANKIA … ¿CAÍDA LIBRE?

Respecto a Bankia, Ávarez señala que “todavía queda mucho camino por recorrer” y el escenario puede cambiar “mucho” antes de pensar que pueda desaparecer en Bolsa. Si sale del mercado dependerá de si la nacionalizan o no, y para eso se tienen que poner de acuerdo no sólo en nacionalizarla si no en cómo hacerlo “que es más importante todavía”.

Sergio Ávila detalla que Podemos siempre ha abogado por una banca pública y su objetivo es materializarlo en Bankia. A corto plazo, los inversores están deshaciendo posiciones en el valor ante la incertidumbre de cómo puede funcionar un banco que podría ser intervenido por el Estado. “Esto puede aumentar las probabilidades de que las ventas lleven al precio hasta los mínimos de agosto” en los 15,54 euros. De perder este nivel, no tendría referencias adicionales y estaría “en caída libre”. En ese caso, el nivel psicológico de 1 euro por acción podría ser la referencia para los inversores.

En este sentido, el de XTB entiende que Bankia fue una de las entidades que más ayuda recibió, por lo que podría ser “la más perjudicada” ante una hipotética devolución. Además, el Estado todavía posee un 61% de la entidad, y Unidas Podemos “nunca ha escondido su interés por crear un banco público”, de ahí que los inversores teman esta posibilidad.