otovo-autoconsumo-renting

La alternativa a la compra de las placas solares para fomentar el autoconsumo fotovoltaico e impulsar la transición ecológica hacia una energía verde ha llegado al mercado español para quedarse. El alquiler de placas solares no es nuevo, pero se afianza y perfecciona como modelo de negocio ofreciendo opciones a bajo coste para los “prosumidores”. Otovo, que se ha definido a sí misma como el ‘Rastreator’ de las instalaciones de paneles solares, utiliza algoritmos de machine learning y datos geoespaciales para seleccionar proyectos y recomendar las instalaciones fotovoltaicas más adecuadas en cada caso.

La empresa noruega experta en energía solar y autoconsumo, y aterrizada en España a principios de año, en pleno despliegue de las renovables, facilita el acceso de los paneles solares al tejado de pequeños y medianos consumidores.

Para hacer realidad el autoconsumo residencial o empresarial, la plataforma organiza y supervisa una red de cientos de instaladores locales de alta calidad tras un proceso de certificación riguroso. Además, Otovo emplea tecnología propia para analizar el potencial de la vivienda que solicita un presupuesto y así poder emitir un informe detallado sobre el proyecto ideal.

Su modelo de negocio propone un servicio diferenciado y con sello propio: consiste en un marketplace que analiza las condiciones de cada vivienda y busca la instalación más adecuada en función de la ubicación, el número de plantas, los metros cuadrados y la orientación. La empresa se articula así como un eslabón entre los instaladores y los clientes.

“Me di cuenta que había un problema para establecer la conexión entre los consumidores y los instaladores de paneles solares de autoconsumo”, explica el CEO y fundador de la compañía Andreas Thorsheim, en una entrevista publicada por Business Insider. “Un día tuve la idea: la solución era un marketplace.

El proceso de contratación e instalación con Otovo es muy sencillo y apenas lleva 30 segundos: el usuario escribe una dirección postal en la web, selecciona las características del tejado de su vivienda, y la plataforma realiza un estudio basado en algoritmos. Entre otras variables, tiene en cuenta la zona, las características de la vivienda y el tejado, y el consumo actual de energía. Tras este análisis, la web ofrece al consumidor, sin compromiso alguno, la mejor opción basada en las necesidades reales de este, y el servicio de instalación más eficiente para cada caso.

De esta forma, el marketplace de origen noruego busca construir la comunidad virtual de autoconsumo más grande de Europa, ofreciendo al usuario un servicio ‘llave en mano’ de instalación de paneles solares en viviendas unifamiliares, tras comparar entre varios instaladores y encontrar la mejor relación calidad/precio.

La compañía ya está presente en Noruega, Francia, Suecia y España. En nuestro país aterrizó en enero de 2020, con una experiencia de 3.000 instalaciones sólo en el último año en los países nórdicos. Gracias a su trayectoria, en cuestión de meses, se ha posicionado en los puestos de cabeza en instalaciones residenciales en España, y va camino de cumplir su plan de alcanzar las 1.000 instalaciones en su primer año de vida en nuestro país.

ENERGÍA SOLAR CON CERO INVERSIÓN INICIAL

Aunque su oferta también contempla la compra, Otovo apuesta fuerte por el alquiler de paneles solares para autoconsumo. En su blog, la compañía explica la mecánica: el propietario de la vivienda pone su tejado a la disposición de la empresa solar y ésta, mediante un instalador certificado, coloca las placas como propietaria del sistema. En esta modalidad, la empresa se compromete a realizar la instalación y el mantenimiento del sistema, así como a asegurarlo contra los posibles daños que puede sufrir y a cambiar elementos defectuosos de la instalación.

ikea-boom-autoconsumo-solar

Ikea retrasa a 2021 su boom de autoconsumo solar en España

Como ya hiciera con el diseño y la decoración del hogar, Ikea también se ha propuesto “democratizar” el uso de la energía...

Por otro lado, el dueño de la vivienda alquila el sistema y prácticamente sólo paga por el servicio de mantenimiento a través de cuotas mensuales establecidas. Esta cuota mensual de alquiler de los paneles solares puede variar en función del consumo de la vivienda y, por lo tanto, del tamaño de la instalación.

Al finalizar el contrato de renting, el cliente tiene la opción de prolongarlo o de finalizar la compra de la instalación. En general, estos convenios pueden ser de unos 20 años de duración, y las instalaciones tienen una vida útil de unos 30 años.

VENTAJAS DEL ALQUILER FOTOVOLTAICO

La primera ventaja que trae una instalación de autoconsumo fotovoltaico es el ahorro en la factura de luz, que Otovo estima en una media de reducción del 50% en el consumo.

Teniendo en cuenta que la cuota de alquiler del sistema fotovoltaico es baja, el ahorro de la factura de luz sería suficiente para cubrir la cuota de renting, por lo tanto, la principal ventaja del alquiler de placas solares es que los pagos se pueden cubrir con la reducción en el importe de la factura de la luz, ya que esta incluye también la compensación por la energía fotovoltaica producida, no consumida y vertida a la red.

Otra ventaja del alquiler frente a la clásica financiación mediante préstamo bancario, es que los créditos ofrecidos por los bancos se establecen por períodos de 10 a 12 años, en cambio el renting cubre unos 20 años, lo que supone una cuota más baja que, además, incluye otros servicios que no se obtienen a través de la financiación bancaria.

SUBVENCIONES AL AUTOCONSUMO

Las subvenciones asignadas al autoconsumo fotovoltaico no varían por acceder a las instalaciones en modalidad de alquiler. Se pueden recibir subvenciones para el Impuesto por Bienes Inmuebles (IBI) y el Impuesto de Construcción y Obras (ICIO). El IBI tiene una subvención que depende del consistorio y puede llegar hasta el 50%. En cambio, el ICIO se bonifica un 95%.

Las subvenciones para el alquiler de placas solares, sumadas al ahorro en la factura energética hacen del renting una opción competitiva.