Orange
Laurent Paissallot, CEO de Orange

Los primeros compases de 2019 están siendo complicados para Orange. La compañía naranja es una de las más castigas del sector teleco en Bolsa en lo que va de año, que podría verse agravado en los siguientes meses. Los analistas alertan de que el porcentaje de crecimiento de sus ingresos se está frenando debido a la fuerte competencia (en especial, en España y Francia) y que además, un posible un movimiento de M&A que lo compense deberá esperar.

El principal foco de incertidumbre para Orange en el último trimestre del año ha venido principalmente desde España. Los analistas de JP Morgan no solo han advertido de que el crecimiento de la francesa en el país se está reduciendo, sino que han revisado algunas de sus métricas operacionales a la baja de cara a los próximos años. “La disminución de algunas de las principales partidas del grupo en el último trimestre se debe principalmente a un deterioro continuo en España”, advierten desde la firma de inversión en un informe interno.

Además, desde el gigante de la inversión apuntan que “en España, la competencia ha aumentado con la presión de promociones a precios bajos tanto en la parte alta como en la baja del mercado. Prevemos que la primera línea de ingresos en la división española crezca un 0,2% (frente al 0,5% del tercer trimestre)“. Por lo que espera que el problema vaya a más.

“En España, la competencia ha aumentado con la presión de promociones a precios bajos tanto en la parte alta como en la baja del mercado”

Aunque no es el único punto que han revisado a la baja respecto del desarrollo de la firma naranja en España. Los analistas de JP Morgan también han decido recortar las estimaciones de ingresos y beneficios futuros que la francesa pueda obtener del territorio nacional. Así, las previsiones de ingresos totales y ebitda para 2019 y 2020 se recortan un 0,1% cada año. Aunque el mayor desplome se lo lleva la división francesa cuyo ebitda se espera que se contraiga hasta un 0,5% y un 0,4%, respectivamente.

En cuanto al desarrollo operativo del grupo, se espera que el frenazo en España (acompañado de un menor crecimiento en Francia) haya lastrado las cuentas de la compañía en el último trimestre de 2018. Así, los analistas de JP Morgan esperan que los ingresos de Orange permanezcan prácticamente planos, frente al 0,6% que avanzaron un trimestre anterior. Por su parte, el ebitda también sufrirá tras el parón de los ingresos y reducirá casi a la mitad su crecimiento, pasará del 3% del tercer trimestre al 1,7% en el último de 2018.

Por su parte, las cifras totales de 2019 y 2020 tampoco son muy halagüeñas, ya que el banco de inversión prevé que los ingresos totales se reduzcan un 0,1% y un 0,2%, respectivamente. Mientras que en el caso del ebitda, la caída será de hasta un 0,9% a lo largo de este año y hasta del punto porcentual para el año que viene.

ORANGE PODRÍA ACTIVAR LA ‘OPERACIÓN EUSKALTEL’

La fuerte caída en las cifras de explotación de Orange podría obligarle a mover ficha en los próximos meses de cara a una posible adquisición futura. En especial en España, ya que los expertos aseguran que un movimiento de este estilo en Francia se toparía con el regulador, que ya ha tumbado los últimos grandes intentos de la industria. En este sentido, los analistas de JP Morgan hablan abiertamente de compras transfronterizas, y es ineludible pensar en Euskaltel.

El FCBarcelona en problemas: ni la tosca ingeniería fiscal tapa sus agujeros

El Barcelona sigue con su patada hacia delante. La mala, por no decir preocupante, situación económica del club no parece tener remedio a corto...

La adquisición de la teleco vasca ayudaría a la francesa consolidar su presencia en España y hacer frente de tú a tú al actual gigante patrio, Telefónica. Además, la operación encajaría bien tanto desde el punto de vista operativo, desde Bankinter señalan que “la integración tiene sentido industrial, sobre todo desde el punto de vista defensivo”, como el financiero, puesto que Orange es la teleco menos endeudada de Europa (x2,04 veces ebitda) frente a Telefónica (x2,88), Deustche Telekom (x2,10) o Vodafone (x2,84 veces).

Una idea que también comparten desde JP Morgan, aunque también señalan que la operación se dilatará en el tiempo. El principal motivo es que Orange, si bien en Francia es imposible aumentar su cuota de mercado a través de una M&A, si puede fortificar su posición gracias a la subasta 5G que se celebrará en los meses de verano. Por ello, una vez se haya cerrado dicho capítulo se podría abrir uno nuevo en relación con la compra de una parte o la totalidad de Euskaltel.