La firma automovilística Opel ha ampliado la gama de motores de su modelo Insignia, que ahora se ofrece tanto en su versión berlina como familiar con un propulsor de gasolina de 170 caballos de potencia.

Tal como ha indicado Opel, esta nueva mecánica de cuatro cilindros está disponible con una transmisión automática de nueve velocidades. Así, el modelo consume entre 6 y 6,4 litros cada 100 kilómetros recorridos, un 18% menos, con unas emisiones de hasta 150 gramos de dióxido de carbono (CO2) por cada kilómetro.

Con esta configuración, el tope de gama del Insignia acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 8,7 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 228 kilómetros por hora.

Opel ha subrayado que el nuevo Insignia está disponible con dos tipos de carrocería (berlina y familiar) y con motores “extraeficientes” de gasolina y de diésel, “que cumplen la estricta normativa de emisiones Euro 6d”. Además, las nuevas cajas de cambio “optimizadas frente a la fricción” reducen el consumo de combustible.

“El nuevo Insignia se produce en nuestra planta de Rüsselsheim (Alemania) desde septiembre. Estamos especialmente orgullosos de nuestro buque insignia y de su dinámico y elegante diseño. Con las dos nuevas incorporaciones a nuestra gama mecánica, cada uno puede encontrar el Insignia perfecto para sus propias necesidades”, ha subrayado el director de Opel Alemania, Andreas Marx.

El nuevo Opel Insignia 2.0 litros Turbo ya está disponible en versión GS Line desde 38.300 euros.