OHL

OHL, la compañía a los mandos de José Antonio Fernández Gallar, continúa con su particular viaje por los ‘infiernos’. Las pérdidas de la constructora, que en 2017 fueron de 12,1 millones de euros, se dispararon en 2018 hasta los 1.529,8 millones de euros. Proyectos fallidos y desinversiones clave fueron los ‘culpables’ de este particular annus horribilis, un calificativo al que todas las áreas de la compañía contribuyeron.

Son ya tres años coqueteando con los números rojos. El ebitda, por ejemplo, pasó de los -66,5 millones en 2017 a los -448,5 millones en 2018 (un 348%). Las ventas, por su parte, no consiguieron superan a las del año anterior, y se quedaron en 2.954 millones de euros (-6,9%). Como siempre hay un resquicio que permite respirar, OHL dispone de 1.033,3 millones de euros de liquidez y sigue soñando con más desinversiones para reflotar una nave que lleva achicando agua durante muchos años.

En el otro lado de la balanza, sus compañeros de viaje disfrutan de una posición más ‘acomodada’. ACS tuvo unos beneficios de 915 millones de euros; Sacyr, de 150 millones de euros; y FCC, de 251 millones de euros. Dicho de otra manera, entre los tres suman 1.316 millones de euros de beneficio, lo que supone que OHL tiene unas pérdidas superiores a las ganancias de sus tres ‘compañeros de viaje’.

El Brexit ha condicionado los resultados de Ferrovial a la espera de la venta de su división de servicios

¿Y Ferrovial? La posición de la firma presidida por Rafael del Pino tiene sobre la mesa la venta de su división de Servicios, así como un particular ‘terremoto’ con el Brexit, ya que el Reino Unido es su principal mercado. De ahí que haya provisionado 774 millones de euros que han dado como resultado unas pérdidas de 448 millones de euros en 2018 frente a las ganancias de 454 millones de un año antes. Sin esta particularidad, Ferrovial habría ganado 460 millones de euros, un 8,6% más.

OHL EN EL FURGÓN DE COLA

De los cinco grandes ya citados, suman unas ventas conjuntas en 2018 de 55.135 millones de euros. A la cabeza está el grupo dirigido por Florentino Pérez (ACS), con 36.659 millones de euros, seguido por la compañía controlada por Carlos Slim (FCC), con 5.989,9 millones de euros, la presidida por Rafael del Pino (Ferrovial), con 5,737 millones, y la que está bajo los mandos de Manuel Manrique (Sacyr), con 3.796 millones de euros. El farolillo rojo lo ocupa OHL, con 2.954 millones de euros, que suponen una caída del 6,9% respecto al año anterior.

¿Y qué deparará el futuro? ACS se muestra muy optimista a la par que ambiciosa y pretende ganar más de 1.000 millones en 2019 por las sinergias con Abertis (un 10% más). De momento, diferentes contratos firmados a principios de año, y que suman cerca de 6.000 millones de euros, indican que la senda marcada por su presidente está al alcance de la mano, sobre todo si tenemos en cuenta que en su punto de mira está una cartera que podría sumar unos 230.000 millones de euros tanto en carreteras como en ferrocarril.

Ferrovial, por su parte, tiene en mente la venta de su división de Servicios, bien sea troceada o a un único postor. Con esta operación, la firma prevé ingresar unos 3.000 millones de euros, siendo su valor en libros de 1.700 millones de euros.

ACS

Florentino Pérez elimina el endeudamiento neto de ACS

ACS ha presentado los resultados de 2018 y destaca la eliminación por completo de su endeudamiento neto y el crecimiento del ebitda.

En el caso de FCC, el grupo quiere seguir reduciendo su deuda financiera neta (en 2018 lo hizo un 24,8%), y Sacyr, para el bienio 2019-2020, tiene como objetivos el crecimiento continuo y sostenible en el negocio concesional para alcanzar la meta de que más del 85% de los flujos de caja sean recurrentes y estables, el afianzamiento en los mercados domésticos a la par que un crecimiento selectivo en el mercado anglosajón, y la selección de proyectos con criterio de generación de caja y rentabilidad, entre otros.

Por último, OHL ha declarado 2019 como un ejercicio de transición, “con mayor visibilidad de recuperación y con unos claros objetivos de generación de caja”. Por lo que respecta a las ventas, esperan que se sitúen en el entorno de los 2.500-3.000 millones de euros, el ebitda sea superior a los 45 millones de euros, y la cartera se encuentre en niveles de entre 5.500 y 6.500 millones.