La crisis económica tras la pandemia del coronavirus ha provocado que la banca opte por endurecer los criterios para aprobar un préstamo hipotecario. Aunque en algunos casos siguen ofreciendo hasta el 100% de financiación, las compañías ahora optan por la flexibilidad y estudiar cada caso concreto.

El mercado inmobiliario ha sufrido el duro golpe de la crisis y las semanas del confinamiento tumbaron la concesión de hipotecas. La nueva financiación cayó hasta un 50% en abril, frente al mismo mes de 2019. Sin embargo, con la desescalada se dio salida a la demanda embolsada, y la concesión de financiación para hipotecas creció un 11% en junio, frente a un año antes.

Las entidades financieras ya adelantaban en sus cuentas de resultados que en el tercer trimestre se producirían cambios en los criterios de concesión de hipotecas, préstamos al consumo, personales o financiación a las empresas. Todo ello, una vez finalizara la concesión de los créditos ICO.

Banco Santander ha sido el primero en dar la cara y decir abiertamente que su política de financiación se revisa muy frecuentemente, y ahora mismo no se ofrece una hipoteca al 100% fácilmente.

En declaraciones a MERCA2, desde la entidad presidida por Ana Patricia Botín aseguran que están inmersos en cambios constantes, pero eso no significa que hayan cerrado el ‘grifo’ a la financiación hipotecaria.

De este modo, la entidad apuesta por la flexibilidad y estudiar caso por caso y, en caso de contar con suficientes garantías, y resultar viable, concederían la hipoteca. Pero, por el momento, no cuentan con ninguna promoción activa en la que ofrezcan una hipoteca al 100% de financiación.

El riesgo al impago tras el varapalo del coronavirus es lo que ha provocado que la banca conceda con más cautela préstamos. De hecho, se está produciendo un efecto expulsión de la población hacia el mercado del alquiler, ya que muchos compradores potenciales no han podido conseguir un préstamo.

En este sentido, cada vez son más las promotoras que apuestan por proyectos ‘built to rent’ para abarcar la creciente demanda que existe en España de alquiler. Además, con estos proyectos se relajaría el precio del alquiler que, en algunas zonas se mantiene en máximos.

Volviendo a las entidades financieras, Banco Sabadell también es partidaria de estudiar cada caso personalizado. Así, ofrece una hipoteca personalizada, eligiendo el plazo de amortización, y se adaptan a las necesidades del cliente en cuanto a la forma de pago.

Por otro lado, otras entidades sí que están ofertando algunas campañas de activos inmobiliarios de sus servicers con una financiación de hasta el 100%. Es el caso de Liberbank, que en su página web ofrece un catálogo de inmuebles con condiciones más favorables.

De hecho, asume los gastos de notaría, gestoria, registro y actos jurídicos documentados. El plazo de pago lo eleva hasta los 30 años y una tasación de hasta el 100%, y cuyo importe del préstamo puede alcanzar el 100% del valor de la tasación.

En esta línea se sitúa también Servihabitat que, ante la actual coyuntura, una de las iniciativas que ha impulsado es la de incrementar las facilidades de compra, pudiendo en algunos casos permitir aplazar parte del pago por un periodo determinado.

Según han explicado desde la entidad a este medio, esta fórmula va dirigida tanto a inversor como a comprador final, supone una alternativa financiera para facilitar el acceso a los activos.

Para el director ejecutivo de REOs Sales y Marketing, Isidro Soriano, se trata de una iniciativa que se adapta a la situación del momento, y con la que se pretende dar una respuesta a la demanda actual que se mantiene a pesar de la incertidumbre.

Por tanto, la nueva postura de la banca influirá notablemente en la decisión de compra de los interesados en adquirir una vivienda. Ya que muchos de estos clientes potenciales no cuentan con un colchón de ahorro previo para afrontar los gastos hipotecarios y aportar una entrada.

Comentarios de Facebook